Sombrío escenario Mundial Vs Geopolítica regional petrolera. Por Miguel A. Jaimes N.

0 553

Jueves, 01/12/2011 10:03 PM

Venezuela, junto al gobierno bolivariano, debe estar consciente del gran papel interpretado en la construcción del socialismo del Siglo XXI. Impregnados de valor histórico por la primera revolución de la “Nueva Era” en el muy importante y confluido espacio de la actual y conflictiva política mundial, dándole nacimiento a un concepto geopolítico de seguridad nacional interregional.

Las preguntas saltan: ¿Por qué debemos defender la revolución bolivariana e impulsar un nuevo escenario internacional? ¿Es necesaria la configuración de un arco o anillo petrolero internacional? ¿La pentagonización va tras el control de los recursos naturales y minerales? ¿Tenemos que prepararnos ante el Plan Colombia y puede afectar a la revolución bolivariana el pasado golpe de Estado en Honduras? ¿Cuál es el problema para el imperio: el Presidente Hugo Chávez o las amplias reservas petroleras?

¡América Latina retumba! Bolivia, Ecuador, Argentina, Brasil, Paraguay, Nicaragua, Cuba y Venezuela: naciones que construyen nuevas formas políticas, frente a las formas tradicionales del pasado. Evo, Correa, Cristina, Vilma, Lugo, Ortega, Raúl y Chávez, proponen la vía de la ALBA-TCP, enrumbada en nacientes ideas del Socialismo del Siglo XXI. Pensamientos desarrollados en corresponsabilidad con los vecinos geográficos naturales, llamados a impulsar la nueva voz del viejo continente suramericano. (América Latina y el Caribe).

Así,  se inspiran las nuevas relaciones geográficas, geopolíticas, geogerenciales, geoestratégicas y de seguridad y defensa para esta zona, novedosas premisas en el tema de integración y nuevas alianzas de corresponsabilidad con países cercanos, orientando la apertura a nuevos mercados a partir de nuestra gran fortaleza: el petróleo. Venezuela es el país que menos alianzas necesita para obtener petróleo y es el que más las fomenta.

Fortaleciendo el intercambio de crudo a partir de cuotas demandadas en cada nación, la política energética va orientada hacia aquellos que necesitan de la ayuda y cooperación especializada, materias primas para quienes no poseen estos recursos y les ahogan sus demandas.

Proceso fácilmente motivado, diagnosticando previamente las necesidades en el seno de sus sociedades. La gula capitalista ha llenado de angustias los sentires básicos de los pobladores que durante años sometidos, ven hoy en su pensamiento, hacerle frente al control de sus mercados.

El sombrío avance capitalista no descansó allí, también las ciencias sociales fueron sitiadas desde los recientes veinticinco años del asalto liberal, neoliberal y globalizador, especialmente, las referentes a lo económico, jurídico y político.

Sin dudas, desde estos tiempos enfrentados, vienen las eras difíciles en lo económico, social, cultural, político y jurídico, quienes no lograron desmentir las tonterías de los argumentos del mercado, acompañados de la inalcanzable brecha tecnológica, donde siguen creyéndose como respuestas automáticas a las diversas alternativas del cambio.

Ahora, este pluralismo ideológico en armazón por un continente tentado a los próximos lustros, invita a la clara experiencia y claridad política a vencer el periodo sombrío que resistió los múltiples sonidos al suicidio de una generación.

Desde Suramérica se impulsa una nueva conducta ciudadana e institucional, nuevo lustro de la década fascinante, contando con mesura de indicios a nuevas visiones sociales que derrumben viejos teoremas de la conformidad institucional.

Los nuevos líderes suramericanos llaman a una nueva resolución de sus ciudadanos, al necesario rescate de una verdadera política y a una nueva actuación jurídica que se imponga ante la impunidad.

No somos únicos, ni individualidades o equipos quienes llaman al planeta entero a enfrentar la ofensiva de estadounidense, ubicadas en lo antipolítico con agotadas arremetidas, entretejidas internacionalmente, queriendo seguir calentando el sofocón alienante.

En este recién comienzo los puntos críticos de países y sociedades estallan, deseando acabar viejos modelos, teniendo la esperanza segura de nuevas sociedades que dejen atrás el transito del pasado.

Siguen confluyendo las preguntas: ¿quiénes son los responsables del quiebre económico del mundo? Alguien podrá calcular los miles de seres humanos sacrificados,  victimados a vivir en las entrañas de la tierra con un dólar diario, otros millones con un euro y medio al día. Los que sobrellevan inclementemente el hambre, pobreza, desempleo, y los que yacen inmolados en una acera por pedir cambios, luchado por mejores sociedades en el anhelo de ver a sus hijos comer o los que mueren de hambre en estos momentos en Somalia.

La pregunta sigue: ¿donde están los dineros invertidos en detener la gran crisis mundial? Y más aún ¿Dónde están la cantidad de dólares que subsidiaron la brutal emergencia económica? El mundo debe saber quiénes se quedaron con las fortunas que en vano se entregaron para reflotar concesionarios, inmobiliarias, bancos, trasnacionales, por citar tan solo cuatro neurálgicos sectores que cohabitan con los estadounidenses, canadienses y europeos.

Mientras, China invierte cinco billones de yuanes, unos 265 millones de euros invertidos en su gasto social y Arabia Saudita gasta 38.000 millones de dólares que tratan de detener el gran desastre social que llevaría el precio del barril de crudo a los 200 dólares por barril.

¡Primer responsable! El modelo neoliberal emprendido por los Republicanos y Demócratas en EUA. ¡Segundo responsable! haber llevado a buena parte del globo a participar en las guerras contra Irak, Afganistán y Libia, detener las revoluciones de Egipto, Túnez, Bahréin, impulsar guerras contra Irán, Siria, Turquía y dejar actuar a Yemen, Catar, Israel y Arabia Saudita, estos tres los mas armados de la zona del Golfo Pérsico. ¿Por qué? El giro económico que asegura la sobrevivencia en base al negocio del tráfico de armas por el control petrolero.

Mientras escribo estas líneas viajan hacia Siria bandas terroristas de Al Qaeda y los Sidafistas al mando de Abdulhakim Belhadj vienen de Libia de ejecutar el magnicidio en contra de Muamar al Gadaffi y de haber asesinado a más de 200.000 de sus habitantes. Estos mercenarios son los mismos que combatieron contra las tropas estadounidenses en Irak y ayudaron a la OTAN a derrocar al líder libio. Son enviados para ayudar a los “rebeldes sirios” a derrocar al Presidente Bashar al-Assad.

Abdulhakim Belhadj es el Jefe del Consejo Militar de Trípoliy y ex líder del Grupo Islámico de Combate Libio (LIFG), quienes se reunieron con dirigentes de la Armada Libre de Siria en Estambul en la frontera con Turquía.

Mustafa Abdul Jalil (presidente interino libio) inició la “operación encubierta” inmediatamente desenmascarada cuando una brigada rebelde rival libia detuvo a Belhadj en el aeropuerto de Trípoli, acusándolo de viajar con un pasaporte falso y declararon que encarcelarían al líder militar. Solo una carta del ilegítimo presidente interino fue suficiente para persuadirlos y dejarlos salir del país. Estas nuevas autoridades libias han ofrecido dinero, armas y el envío de combatientes para entrenar las tropas que pretenden derrotar a Bashar al-Assad.

“Triunfantes” jóvenes, dispuestos a derrocar al siguiente gobernante, mientras sus mandantes y bandas armadas andan en las calles de Trípoli y en lo que quedo de Sirte, amenazando: “Nosotros liberamos a nuestro país, ahora deberíamos ayudar a otros, esto es libertad. Esto es unidad árabe’.

Y todo a pesar que Abdulhakim Belhadj, ex Jefe del Grupo Islámico de Combate Libio (LIFG), catalogado como una organización terrorista por el Departamento de Estado de Estados Unidos, fue capturado por la CIA en Malasia en 2003 y extraditado a Libia donde el Coronel Gaddafi lo mantuvo preso. Comprometido jihadista, luchó junto al Talibán en contra de las tropas estadounidenses en Afganistán. Y el líder “rebelde” libio Abdel-Hakim al-Hasidi admitieron que los combatientes del LIFG de Belhadj eran el segundo grupo más grande de combatientes extranjeros en Irak, responsables de asesinar a tropas estadounidenses.

Pero luego de la caída de Trípoli, informes señalan que los mercenarios rebeldes libios adquirieron un mortal arsenal de armas, muchas de las cuales están camino a Siria, mientras con total impunidad mundial Catar y Turquía envían “voluntarios armados» desde Libia para combatir junto a la Armada Libre de Siria. Estos terroristas estuvieron implicados en el asesinato de seis pilotos y cuatro técnicos de la fuerza área en una base militar de Siria (20-11-2011) aún cuando los medios de comunicación occidentales continúan caracterizando a los luchadores opositores como “manifestantes”, justo como lo hicieron con los mercenarios rebeldes libios que comandaron aviones caza disparando granadas propulsadas por cohetes en contra de civiles.

¡Tercer responsable! La desatada guerra por los recursos energéticos. En un absurdo afán guerrerista por controlar los principales yacimientos probados de hidrocarburos existentes sobre la faz de este destartalado planeta, lo cual garantizaría a quien ejerza su control, la supremacía por los próximos ciento cincuenta años.

Esto conllevó a hechos más graves, el mundo llegó a sentir miedo por cada anochecer o por cada amanecer, no sabían en qué momento estallarían atentados, sacando provecho grupos radicales que abrazan El Islam y a su manera lo interpretan al uso de cualquier interés, como Al Qaeda.

Se utilizó y despertaron diversas corrientes islamistas en manos de la CIA quienes dirigieron estos atentados, consiguiendo la radicalización de facciones bajo enseñanzas y trabajos sucios para empañicar al mundo con la amenaza del terrorismo.

Sus responsables, Bush, Blair, Sarkozy, Berlusconi, Cameron, Aznar, Zapatero y ahora Rajoy, los peores elementos diseñadores del terror colectivo en que se imbuyó al mundo con el nacimiento de esta década. El terrorismo fue el ensayo que mas cuajo, sabía que tenían que levantar una gran sanción mundial para tratar de controlar al mundo por los años que duraran sus gestiones.

Correa, Kirchner, Vilma, Evo, Castro y Chávez, saben que es inevitable la estrategia contra el terrorismo y desde ésta, tratarían de detenerlos.

Pero los años del terror aún no pasan y a pesar que lograron afianzarse en países como México, Chile, y Colombia, sin embargo no logran detener el arco centroamericano, suramericano y caribeño.

Con economías desinfladas, logra verse el nubarrón con los distintos desfiladeros por donde gira el mundo. Impulsan al planeta al borde de guerras civiles, hambrunas, enfermedades, pestes, para esto han asesinado a más de veinte mandatarios mundiales, dándoles golpes de estado en más de 16 países. Y lo peor, un mundo desunido en sus recursos para hacerle frente a problemas tan graves como el agua, comida, comunicaciones y energía.

Las supuestas economías fuertes viniéndose abajo, no soportaron el desvió de sus recursos hacia la guerra, mientras mantienen a sus habitantes y a diversas naciones viviendo a expensas de un gran miedo inducido por el control de los hidrocarburos.

Buscan detener la vía de naciones que intentan arreglar su subsistencia y desarrollo de un mejor nivel de vida bajo la propuesta del Socialismo del Siglo XXI, ideológicamente planteada dentro de la propuesta que conforman los países de la ALBA-TCP.

Este reciente bastimento viene de la independencia y se reconoce a partir del reconocimiento de las heroicas luchas de nuestros Libertadores, sobrehumanos pasajes sucedidos por el empeño de libertad, igualdad y justicia, conceptos antiguos y reales, donde sus letras inspiran valiosas gestas de liberación en todos los continentes.

Relata la historia que Simón Bolívar escribía a vivas voces algunas de sus cartas al lado de los más valiosos hombres de sus ejércitos. Francisco de Miranda al bordo del Leander sembraba las ideas de la revolución a todos sus marineros, contaba leyendas por Europa de lo que sería su llegada al Caribe. Estas ideas despertaban el alma de quienes no cedían ante los engaños de las oligarquías y de la iglesia del momento.

Siglos después, la libertad cobró los mejores espacios y nuevos escenarios de lucha, los cuales debemos incorporar para la formación del nuevo militante universal.

En este momento, urge la activación de espacios que concentren la capacitación política, como principal salida que riegue el espíritu de las ideas, desde la independencia, pasando por las principales teorías científicas hasta llegar por medio de la comprensión ideológica al Socialismo del Siglo XXI.

Cuando corrían los primeros años de la Revolución Bolivariana recién se dejaba escuchar el espíritu de la integración energética, rodeada de la impregnada propuesta de entonces de la “Alternativa Bolivariana para las Américas”, se trataba de unir a este difícil mundo en acuerdos energéticos sustentados en la solidaridad, complementariedad y corresponsabilidad compartida para el uso democrático y justo de los hidrocarburos. Empezaba a moverse el tablero geopolítico internacional de los productos provenientes de la cesta petrolera.

Esta nueva base se concentró en dos epicentros: el primero, la nueva complementariedad e integración de los pueblos, como nueva base social y jurídica.

Segundo, el nuevo concepto de liquidez internacional sobre la base de los hidrocarburos suramericanos. Venezuela es el país que menos alianzas necesita para obtener petróleo y, sin embargo, es el que más las promueve.

Y nació Petroamérica como nueva orientación geográfica, geopolítica, geoestratégica de seguridad y defensa para la región y los países que la conforman. Sus resultados: integración, rejuvenecidas relaciones, cooperación y sencillos pasos para orientar acuerdos de defensa internacional de este rublo.

Aún, cuando los países con quienes se plantea el negocio petrolero no tengan petróleo o sus reservas sean muy débiles, juegan un importante papel en el escenario internacional en la defensa en conjunto de los precios de la cesta petrolera.

En palabras del Presidente Hugo Chávez, “no es justo que teniendo nosotros tanto gas, tanto petróleo, haya apagones frecuentes en Dominica, el norte de Brasil no tenga energía para sus quirófanos, Colombia no tenga infraestructura eléctrica suficiente para sus fronteras o en el Sur y en el Oeste Haití no tenga ni siquiera para las plantas eléctricas que alimentan sus famélicos hospitales”. Mientras llevan más de una década los permanentes marines estadounidenses destacados para contener la rabia de quienes no olvidan a JeanBertrand  Aristide.

Es la cooperación sub-regional y el interregionalismo, rasgo peculiar de los nuevos conceptos de integración energética de los países que impulsan, que pueden salvarse y llegar a ser estables si se adoptan nuevos conceptos en el área geopolítica y geoestratégica de soberanía, intercambio y negociación a partir de los nacientes acuerdos petroleros.

Los espacios geográficos más alejados del poder de Washington no descansan en el diseño de estrategias militares con el fin de estar constantemente en el juego por la toma de nuevos escenarios que contengan en el subsuelo hidrocarburos. Teniendo en cuenta la existencia de muy importantes reservas de petróleo y gas natural en la región del Caspio, según nuevas prospecciones, la Administración estadounidense ha decidido que en su momento buena parte de esta energía debe canalizarse hacia occidente. 

Sin dudas, el recurso petróleo es el principal detonante de conflictos activos en las regiones de Irak, Líbano, Irán, Siria, Palestina, Bolivia, Kazajstán, Kirguizistán, Uzbekistán y Venezuela, sólo por colocar casos de enfrentamientos y controles de las decisiones políticas de gobiernos sumidos en trances.

Áreas cercanas a dificultades que rozan los ejes de inestabilidad e intervención, conllevando a fluctuaciones por controles de seguridad y defensa en espacios geopolíticos y estratégicos, correspondiendo con ello a una importante zona de despliegue de sucesivos conflictos.

Para la estabilidad de las regiones debe tranquilizarse el progreso de sus países, naciones poseedores de importantes materias primas acorraladas en intervención a sus gobiernos en la medida que acepten la obtención de importantes materia prima a buenos costos.

Por consiguiente, la realidad no se aparta tan fácilmente de las crisis regionales y en el caso Venezuela apuesta hacia una promoción de intercambio y retribución de ganancias, crear una zona en el mar Caribe continental que sirva de resguardo y de parte del bloque de poder dispuestos a apoyarse mutuamente y tomar parte en sus decisiones, para enfrentar una futura crisis regional.

Petrocaribe, está conformado por un conjunto de países que coexisten en un círculo semicerrado o mar marginal debido a sus condiciones geomorfológicas y estructurales, determinadas por el marco de islas que lo rodean. Mas del 75% de su área está separada del océano abierto por masas continentales e insulares, y solo en el sector Este donde se encuentran una serie de islas ubicadas con gran regularidad, el mar abre hacia el Atlántico.

Por otra parte, el financiamiento estructurado por el Departamento de Comercio de EUA, acompañados de otros organismos Federales, han empujado a las compañías de suelo estadounidense para la explotación en estas zonas con el ingrediente de justificar para el área un escenario fabricado en base a elementos de moda: terrorismo.

El área del Caribe se mueve en dos marcados ejes: primero, seguir desarrollando su futuro dentro de toda la propuesta liberal, acompañada del libre mercado, segundo, integrarse en un nuevo concepto de integración, donde sus áreas sean representación de acuerdos que logren cumplir con la cuota diaria de su consumo de petróleo.

La humanidad en toda su historia ha lidiado en dos escenarios, el primero de ellos, el cambio de la estructura originado por la lucha de clases entre débiles y explotadores, llevando la lucha por un lado a procesos revolucionarios contra dictaduras de ultraderecha. El segundo escenario de lucha viene dado por los recursos energéticos. El petróleo ha dado al traste con gobiernos progresistas, revoluciones, golpes de estado, dictaduras y magnicidios.

El petróleo ha estructurado nuevos conflictos en espacios geopolíticos y nuevas estrategias de seguridad y defensa, es decir, ningún recurso ha originado cambios tan violentos como el petróleo.

De esta forma la lucha por el control de este recurso viene desde finales de mil ochocientos, prosiguió durante todo el largo siglo veinte y  proyecta seguir arrancando con más fuerza en este siglo XXI. Otros rublos como la madera, materias primas o minerales se los lleva por delante las ansias del control y calidad de recursos originados por la comercialización petrolera.

En la historia humana, ningún recurso ha llegado a proporcionar tanto poder y dinero como el control de los hidrocarburos, ni aún el de la guerra.

Efectivamente, Venezuela se ve amenazada en su nueva estructura de gobierno planteada por el Presidente Hugo Chávez, esto porque la superpotencia americana ve como un peligro este nuevo modelo de gobierno sustentado en la filosofía bolivariana. El sustancial aprovisionamiento y manejo de hidrocarburos ya no está siendo regido por los manejos imperiales.

Esta situación pudiese desencadenar casos extremos, igual que en otros países, y  pone en el tapete el magnicidio o provocar grupos de protesta como el que acabo con Libia y ahora pretende acabar con Siria e Irán.

Esta problemática presenta la proyección de nuevos escenarios de seguridad y defensa a tomar, orientados en el reconocimiento de vecinos naturales y alianzas con petroleras de la región hasta con empresas vietnamitas, rusas, bielorrusas iraníes y chinas. Elevando propuestas de integración y ayuda a países a partir de una cuota diaria de la cesta petrolera en alianzas conformadas recientemente como la novedosa propuesta de integración subregional con los naturales vecinos del Caribe: PETROCARIBE y con los países del bloque suramericano: PETROSUR y proyectos tan interesantes como los llevados adelante en la llamada faja bituminosa.

La única salida es ir en bloques para poder enfrentar los próximos decenios. Las venideras hostilidades se rivalizarán en torno al control de aprovisionamientos seguros de petróleo y por la mayor acumulación de reservas pero en suelos extranjeros, muestra de esto es el caso de Irak, Afganistán y más recientemente Libia.

La causa del desembarco cada vez mayor de marines en el Oriente Próximo y el despliegue de fuerzas de la OTAN a lo largo del Este y Oeste Europeo, llevando al acrecentamiento de la presencia de fuerzas armadas en las más importantes zonas de reservas petroleras probadas.

Los conflictos petroleros muy audazmente los han originado las superpotencias,  creando malestar y amenazas sobre zonas limítrofes, reclamando espacios fronterizos donde “casualmente” saben que existen reservas petroleras compartidas o cercanas entre países, ya que la mayor concentración de reservas le corresponde a un limitado grupo de países.

Han utilizado el caso Venezuela como un escenario de activación de una profunda crisis política, dirigida por factores de oposición orientados en trastornos que amenazan con interrumpir el flujo de crudo como fórmula que justifique la intervención de grupos foráneos entrenados por las regiones con las mayores concentraciones de capital industrial, que son los más necesitadas de nuestro petróleo.

El riesgo de la activación de escenarios conflictivos seguirá dándose por tres poderosas razones: primer escenario: el entorno político y estratégico que tomen las decisiones de los recursos y aquí el principal enemigo de las superpotencias es la OPEP con la defensa en la garantía de mantener estable y a precios justos el barril. Desde 1990 las grandes guerras han sido en contra de éste cartel.

El segundo escenario se proyecta en la demanda y la oferta, todo indica que la demanda del uso de hidrocarburos crece diariamente a nivel mundial, (90 millones de barriles diarios) no logrando entender que la aceleración por la quema de recursos fósiles es exagerada por los modelos de consumo mantenidos en la irracionalidad del uso de materias primas que alteran el medio ambiente.

La demanda en la construcción y uso de vehículos (630 millones para 1999 en todo el mundo) origina un gran poder per cápita a las ensambladoras, las cuales están empeñadas en construir y construir a costa del sacrificio de utilizar cantidades elevadas de hidrocarburos.

Y como tercer escenario tenemos la geografía de la producción y la distribución del crudo. Los seis productores mundiales más importantes y reservas de hidrocarburos son los países con los mayores conflictos: Arabia Saudita, Irak, Irán, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Nigeria y Venezuela. Países en el ojo del huracán de la política petrolera internacional.

Venezuela representa la mayor estabilidad externa por sus reservas (276.500 millones de barriles en reservas) con los países de la región y una de las mejores ubicaciones geográficas, cercana con EE.UU y con el resto del concierto de naciones.

Lo de Honduras es un espejo, un régimen de facto que ensaya en silencio una dictadura de corte fascista, experimento de este nuevo milenio.

Testigos somos como se distinguió un “desesperado golpe suicida de Estado”, cuyos resultados esperan perpetuarse en una vorágine selectiva de aniquilamiento a quienes expresen colocarse en contra de sus intereses. Hay gobiernos que buscan tentar a sectores progresistas de izquierda para impulsar una guerra civil en la región, para ellos es necesario un gran foco desestabilizador.

Pero estas líneas no pretenden orientarse al escenario que se prueba en este país centroamericano, más bien, trato de evidenciar los movimientos conspirativos de no inclusión y control por medio de poderosísimas familias que manejan el mundo bajo su antojo, las cuales, han logrado gobernar sin un sistema de partidos, imponiendo un sistema de poderosas y temibles estirpes coordinadas por personajes bien parecidas a dictadores.

Mientras las poderosas Agencia Internacional de Desarrollo (USAID) y la National Endowment for Democracy (NED) mas el Departamento de Estado, canalizan millones de dólares y ayuda estratégica a los principales partidos y organizaciones políticas a través del Instituto Republicano Internacional, el Instituto Demócrata Nacional y otras agencias de Washington. Grupos como Paz y Democracia de corte ultra derechista salieron a la luz pública respaldando golpes de Estado y magnicidios, mientras desestabilizadores reciben parte de ese dinero procedente de los autodenominados “promotores de la democracia”.

Tomemos en cuenta algunos de los países derrocados en golpes de estado, intervenciones, levantamientos, guerras étnicas, conflictos territoriales y geopolíticos desde mil novecientos noventa en adelante: Ruanda, Yugoeslavia, Irak, Beirut, Palestina, El Congó, Haití, Afganistán, Guinea Bissau, Azerbaiyán, Bolivia, Honduras, Ecuador, Líbano, Libia y Venezuela.

El mundo en manos de los mismos de ayer, el poder de El Pentágono se devela aún mas pero no se detiene aún cuando sale a la luz pública mundial las conclusiones de las investigaciones del asesinato del Presidente John F. Kennedy, involucrando abiertamente al chofer francotirador de la limousine, quien llevándolo junto a su esposa el 22 de noviembre de 1963 en Dallas Texas, disparó su potente pistola desde su asiento hacia el rostro del mandatario estadounidense.

Esto explica porque este conductor nunca se comportó como un escolta militar, no aceleró el vehículo y no trato de poner al resguardo al Presidente y a la Primera Dama, sino muy al contrario siguió conduciendo muy tranquilo. Éste no debió haber sido el comportamiento de un militar del primer anillo de seguridad del Presidente Kennedy.

Ese día, John F. Kennedy recibió varios disparos, pero el primero lo llevo del chofer de la limousine. Este hecho fue denunciado en varias oportunidades por William Cooper, ex miembro del equipo de información de la Inteligencia Naval de Estados Unidos, quién fue asesinado por el Departamento de Estado en el año 2001, por revelar diferentes secretos de la CIA y del Departamento de Estado, así como también de la Nasa.
Cooper, detalla en su libro ‘Behold a Pale Horse’, cómo el ex Presidente Kennedy fue asesinado. Cooper menciona la existencia de un video en particular, al cual tuvo acceso debido a su trabajo en la Inteligencia Naval y que es el único video que muestra cómo el chofer dispara contra el mandatario estadounidense. Esto nunca fue tomado en cuenta por la junta investigadora.

¿Ahora quienes asesinaron a Kennedy? Las familias opuestas al desarrollo de políticas pacifistas y de entendimiento con naciones enfrentadas a EE.UU como Cuba.

En conclusión, estamos frente a la configuración de tenebrosas familias que han remplazado a los partidos políticos en cada una de las particularidades de sus países, ellas controlan importantes puestos en los Congresos de estas naciones y tienen en sus exigencias a ministros y los cargos que deseen, paralelo a esto se combinan con grandes mafias como las del narcotráfico, legitimación de capitales y el aniquilamiento preferiblemente físico de todos aquellos que pongan en riesgo sus intereses.

El mejor y lamentable ejemplo o caso, está desarrollándose actualmente en el Golfo Pérsico y El Magreb, todo ello con un control militar y represivo de la protesta y el nombramiento de nuevos mandatarios afectos al poder de la OTAN.

Finalmente, tomamos el coctel de esta difícil situación o rompemos la copa y barremos el silencio de todos los países de esta plataforma continental.

Para: VI Foro Internacional de Filosofía Venezuela

Diciembre 02 de 2011

[email protected]

http://www.aporrea.org/actualidad/a134608.html

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta