Kuwait. Por Miguel A. Jaimes N.

0 654

Viernes, 02/12/2011 02:45 PM 

Kuwait pertenece a la cadena de trece países integrantes de la organización de Países exportadores de Petróleo. Los emires kuwaitíes han mantenido su poder durante décadas con el apoyo y logística militar estadounidense, sobre todo después del modelo guerrerista iniciado con la llamada Tormenta del Desierto a partir de febrero de mil novecientos noventa y uno.

Esa guerra internacional se perfecciono dando pasos a la presentada pentagonización. Modelo militar que ha dividido al mundo en espacios geográficos de guerra.

Luego que Sadam Husein invadiera este importante país petrolero el dos de agosto de 1990 y que los EUA los expulsaran en una de las más cruentas batallas aéreas e iniciaran La Tormenta del Desierto el mundo vive la feroz conformación ideológica y militar reforzada con el tema del terrorismo.

En Kuwait, como en muchos de los países de la región los satélites informativos son controlados, la pólvora de la protesta se riega con la misma velocidad que los vientos hacen crecer montañas de arena en sus desiertos.

Pero, el olfato de la protesta no puede inhalarse. Trascurriendo las últimas horas del mes de noviembre de este dos mil once el corrupto primer ministro Nasser al-Mohammad al-Sabah, presento su dimisión ante el emir Sabah al Ahmed, prefirieron cuidarse de las gigantescas protestas callejeras y que no se repitieran las experiencias de Túnez, Yemen, Bahréin y Egipto, donde sus dictadores fueron removidos y sus gobiernos puestos a riesgo de grupos revolucionarios.

Las experiencias de este último año indican que las protestas son muy riesgosas y de fácil trasmisión, siendo muy difícil opacarlas hasta cuando no hayan logrado su objetivo, pues desde el asalto en el mes de octubre de las calles kuwaitíes las refriegas no aceptan la participación del tren ejecutivo en un escándalo de corrupción y sobornos con sus parlamentarios.
Los primeros en renunciar fueron los ministro de Asuntos Exteriores, Mohamed Salem al Sabah, y el de Interior, Jaber Al-Jaled Al-Sabá, pero las manifestaciones irrumpieron este diez y siete de noviembre en la propia sede del Parlamento para exigir la salida del primer ministro.

Esta dimisión del Ejecutivo es la segunda en lo que va de año. En marzo, el gobierno de turno entregó el cargo para evitar que la Cámara del Parlamento interrogara a tres ministros acusados de corrupción.

A esto, se suman las dimisiones de los ministros de Justicia, Salud y Desarrollo, a causa de la inconformidad con la política gubernamental y por el incremento de las protestas.

Seguimos asistiendo a la desfragmentación de los países pertenecientes al cartel OPEP, poseedores de las mejores y mayores reservas mundiales de crudo, donde sus gobiernos son arreglados al mejor estilo norteamericano para no hayan dudas en el diario aprovisionamiento.

[email protected]

http://www.aporrea.org/internacionales/a134653.html

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta