Los reveses del Banco Bicentenario. Por Miguel A. Jaimes N.

0 527

Lunes, 08/08/2011 04:06 PM

Lunes veinticinco de julio del dos mil once, miles de usuarios del Banco Bicentenario no podían creer que esta institución de la revolución bancaria, haya bloqueado miles y miles de tarjetas de débito que permiten utilizar cajeros electrónicos y hacer pagos en puntos comerciales de compra.

Sin ningún tipo de aviso, planificación, estrategia o contingencia alguna, no hubo aviso o nota pública en ningún medio para participar tamaña decisión, la cual, una vez más, fue en contra de todos los usuarios que día a día apuestan a esta banca de la revolución.

Por si los cuentandantes del Banco Bicentenario con su eslogan “En Marcha” carecen de ideas, atrevidamente daré una, claro, no pienso con ello inmiscuirme en las metáforas de quienes creen planificar la conducción de esta entidad bancaria.

Esto se pudo haber planeado sin haber sacado de circulación en un solo día todas las miles de tarjetas de débito, hubiesen desincorporado semanalmente tomando en cuenta el último digito de cada tarjeta.

Debe enterarse el Banco Bicentenario que en el país, otras contingencias se han tomado de esta manera. Igual, también debieron prever un importante número de personal que atendiera con más rapidez la entrega de las nuevas tarjetas y haber puesto a funcionar todas las maquinas que hay al menos dentro de las instalaciones bancarias para que cada usuario lograra colocar su clave personal, cosa que no fue así, y ayudo a conformar un peor caos.

En fin, podría enumerarles cientos de ideas que igual cada entidad pudo haber planificado por ejemplo con los consejos comunales, también excluidos de los novedosos planes de esta banca que intenta en algunos casos aislarse del servicio al usuario.

En el estado amazonas en su capital Puerto Ayacucho, existe una sola sede de esta entidad bancaria, hubo usuarios que hicieron colas desde las cuatro de la madrugada y aún a las nueve de la noche, diecisiete horas después sencillamente les manifestaron que las tarjetas se habían acabado.

Tenemos fe en la nueva banca pública, banca que aspiramos sea decente, pero las cosas en su dirección marchan mal, tan mal, que los televisores instalados en estas agencias, colocados para trasmitir los logros de la revolución, información y las cadenas presidenciales, solo los encienden y los dejan completamente sin volumen, sobre todo cuando el Presidente Hugo Chávez está en cadena nacional.

Bueno dejo la cosa hasta aquí, y aspiro que el Banco Bicentenario consiga su supuesta “Marcha”, como su eslogan lo indica y que los realitos que el Estado a invertido en impulsarlo no se estén perdiendo.

[email protected]

http://www.aporrea.org/actualidad/a128044.html

ARTÍCULOS SIMILARES

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta