Vuelan terroristas para derrocar a Siria. Por Miguel A. Jaimes N.

0 534

Miércoles, 30/11/2011 02:54 PM

Los propios terroristas de Al Qaeda que pugnaron contra las tropas estadounidenses en Irak y terminaron llevando a la horca a Sadam Husein son los mismos que ahora han asesinando junto a la OTAN a Muamar Gadaffi y ahora son enviados para ayudar a los supuestos “rebeldes sirios” con la idea de derrocar al presidente Bashar al-Assad.

Abdulhakim Belhadj es el actual Jefe del Consejo Militar y ex líder del Grupo Islámico de Combate Libio (LIFG), quien se reunió con dirigentes de la Armada Libre de Siria en la ciudad de Estambul y en la frontera con Turquía, enviado bajo las órdenes de Mustafá Abdul Jalil, actual presidente interino de Libia.

Esta operación encubierta fue debelada mientras una brigada rebelde rival libia lo detuvo en pleno aeropuerto de Trípoli, descubriéndolo con un pasaporte falso. Para liberarlo enviaron una comunicación del mismo ilegítimo presidente interino de libia.

Las reuniones fueron una señal para la creciente relación entre el incipiente gobierno de Libia y la oposición siria. El opositor diario The Daily Telegraph, reconocido abiertamente que las nuevas autoridades libias han ofrecido dinero y armas a la insurgencia en contra del mandatario sirio.

Y la ayuda siguió, Belhadj envío combatientes para entrenar tropas, ahora se creen los “triunfantes” jóvenes, dispuestos a perpetrar los magnicidios que sean necesarios a los intereses de la OTAN.

Mientras sus bandas armadas deambulan en las calles de Trípoli, Sirte y Bengasi, mientras sus de cientos “combatientes” piden en nombre de Ala y del Corán una guerra en contra del gobierno de Assad.

Se les escucha decir que desean ir y liberar a otro país como lo hicieron en su patria, mientras su comandante de la brigada «Fighting Village», afirma: “Esto es libertad. Esto es unidad árabe’.

A pesar que Abdulhakim Belhadj, ex Jefe del Grupo Islámico de Combate Libio fue distinguido como una organización terrorista por el propio Departamento de Estado de Estados Unidos, este es aceptado para que hagan el trabajo de asesinar.

Este terrorista fue capturado por la CIA en Malasia en el año 2003 y extraditado a Libia donde el Coronel Gadaffi lo mantuvo preso. Figura ampliamente comprometido jihadista, luchó junto al Talibán en contra de las tropas estadounidenses en Afganistán. Admitido por el también líder “rebelde” libio Abdel-Hakim al-Hasidi, acepta que Belhadj es el segundo grupo más grande de combatientes extranjeros en Irak, responsables de asesinar a tropas estadounidenses.

Ya teniendo planificado el asesinato de Gadaffi, cosa que consiguieron, ya tenían un mortal arsenal de armas y muchas de estas ya están camino a Siria para ayudar a derrocar al presidente Assad.

Los principales cómplices de esta aventura que apenas comienza con el magnicidio de un presidente legitimo y que ahora va tras el mandatario sirio, cuentan con Qatar y Turquía, quienes están enviando “voluntarios armados» desde Libia para combatir junto a la Armada Libre de Siria».

Estos terroristas estuvieron implicados en el asesinato de seis pilotos y cuatro técnicos de la fuerza área en una base militar de Siria la semana pasada, aún cuando los medios de comunicación occidentales continúan caracterizándolos como luchadores opositores, pero son mercenarios rebeldes libios que comandan aviones caza disparando granadas propulsadas por cohetes en contra de la población civil.

Este es el modelo conocido como la pentagonización, exhibición militar mundial, inundada de terroristas fanáticos inspirados por lo más radical de su interpretación musulmana, muy bien armados y atrincherados en montar un nuevo escenario político fácil a los intereses estadounidenses.

[email protected]

http://www.aporrea.org/internacionales/a134524.html

ARTÍCULOS SIMILARES

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta