Un comentario al libro: «Se ha prendido la hierba en todo el continente» de Sergio Rodríguez. Por Miguel A. Jaimes N.

0 597

Lunes, 02/07/2012 11:32 AM

“Se ha prendido la hierba en todo el continente” – Relatos de Nuestra América, es una de las más recientes publicaciones del Centro de Estudios Políticos y Sociales de América Latina (CEPSAL), Maestría en Ciencias Políticas de la Universidad de Los Andes (ULA). La obra en cuestión es fruto del Internacionalista Sergio Rodríguez Gelfenstein, sin dudas el más extraordinario relato de nuestra plataforma continental latina y caribeña.

Con prólogo de Vladimir Aguilar Castro, Director del Cepsal, empieza señalando el escenario político sobre el cual se tejen y destejen las nuevas acciones conjuntas de aquellos países en los cuales recién empiezan a resonar los gritos antiguos, que desde siglos atrás expresaban, ya, las señales que anunciaban la lucha por la unión para poseer una idéntica historia común.

Aún, cuando no conozco a Sergio, he leído durante algún tiempo sus agradables escritos. Letras y palabras que lo ubican dentro del rango de los nuevos escritores venezolanos que han sabido comprender, desde el estudio académico más una sincera práctica política, la humildad expresada en una oportuna contribución bibliográfica, como actores sociales tratantes de los problemas fundamentales desde las raíces, lo cual les permite adelantarse a los conflictos futuros. Es un trabajo soberbio, una lúcida cerilla puesta al día por la fuerza del impulso, en el confuso escenario internacional.

Presentar las nuevas conjeturas que, junto con las de otros autores desde tiempos pasados, y presentes, más los que vendrán en ese futuro necesario de las opciones que tendrán América Latina y el Caribe dentro de lo que ya no es un pujo de reclamo en la confección confusa del impuesto mundo unipolar, sin duda impactan, hoy, advirtiendo sobre el riesgo de un pensamiento único luego de los confeccionados ataques del 11 de septiembre de 2001, clara cosecha revertida desde el resentimiento mundial que se intenta acaparar desde La Oficina Oval, indicándonos que los cambios de esta opaca centuria tampoco vendrán desde Washington.

La Balcanización y Pentagonización, nuevos lamentables conceptos conseguidos ante el anuncio del humazo de la mentira que dijo haber aniquilado La Guerra Fría, a partir de 1989 en adelante. Los aportes de estos dos nuevos conceptos, dentro de lo mas lúgubre de las modernas Guerras Asimétricas y de Cuarta Generación, han acorralado al mundo hacia los zaguanes de una guerra mundial prolongada y mal disimulada: si creen que es locura lo que afirmo, acudamos a las ignoradas recientes estadísticas del año 2011. ¿De qué debemos enterarnos? Desde la Segunda Guerra Mundial no se habían convocado tantos países para hacerse daño unos a otros, como la cantidad de naciones que superaron en número a los vencedores y perdedores de 1939 a 1945, y que el mundo tuvo que soportar en el 2011.

Las acciones del retoñado monstruo del mismo nombre llamado la OTAN y los Cetcom (Comandos Unificados estadounidenses), han vuelto la vida sobre la Tierra un mal de entronadas tempestades maléficas que nos hieren a todos por igual.

El bosque militar jamás estuvo tan armado como ahora; quienes crean que esto no es así, sepan que en el Golfo Pérsico se decidió la suerte de los países del Magreb Oriental, empezando por la ocupación de Túnez y Libia, avasallando la intención revolucionaria de Bahréin, sometida por el Botín de Armas más grande de la historia del Medio Oriente, el cual es proporcionado por un país que no tiene ejercito ni agua, pero es una petromonarquía dirigida por el “caballero” a quien Europa le dio el Título representado por el Collar de la Orden de Isabel La Católica: Su Coronación se efectuó el 20 de junio del 2000; nació el 01 de enero de 1952; pertenece a la Casa Nobiliaria Al Thani; su predecesor fue su padre Jalifa Bin Hamad Al Thani, a quien lo depuso bajo un Golpe de Estado el 27 de junio de 1995, heredando su hermano, Tamin Bin Hamad Al Thani. Ninguna presentación jamás había sido tan lúgubre para mí, por tener que exhibirles al “carnicero”, el Emir Hamad Bin Jalifa Al Thani de Catar, país miembro del Cartel OPEP. Actor pro-imperialista, quien decide junto a una cofradía de asesinos denominados los Hermanos Musulmanes y sus servidores del Consejo de Cooperación del Golfo, la sombra de los millones que habitan los veintidós países del mundo árabe. Todo bajo la égida de las petromonarquías, que imponen bajo el terror el “nuevo orden” universal de un trastabillado mundo unipolar.

Ante los estropeados que imputan desde la ONU y la OEA un único y fuerte consenso, Venezuela optó por plantear al mundo la CELAC y UNASUR, suscritas bajo el ideal bolivariano como único paso congruente para lograr erigir una región rica en materia prima, aunque esclava de divisiones, alevosías e inhumanos modelos.

El inmódico patrón de un realismo pasmoso, proyectado bajo la agravitante degeneración del “Patio Trasero”, nos encuentra hoy, a los habitantes de esta plataforma continental, bajo la égida de la ALBA-TCP, en contra de la derrotada ALCA, donde ya el “Ministerio de Colonias de Estado Unidos” definido tan cruelmente por el magnífico Ernesto “Che” Guevara de La Serna, ha hecho posibles los reclamos del dialogo Sur-Sur.

Y llegamos a Colombia 2007: los asesinos de siempre, hoy, encumbrados bajo el “Señor de las Sombras”. Intentando ir en contra de la gramática, se nos hace difícil nombrar los sinónimos que dan cuenta del impuesto modelo del narcotráfico, y como a RCN, El Tiempo, El Espectador y la Revista Semana se les olvidan los reclamos de las Madres de Soacha y la Macarena, donde se lanzaron cientos de Falsos Positivos y no hubo suficientes gusanos para ocultar más de 20.000 cuerpos considerados, elegantemente, como las bajas de “La Seguridad nacional”.

Le presentaron al mundo un escenario con unas corroídas bancas como el modelito a seguir por quienes deseen instalar Bases Militares y recibir a miles de Seal norteamericanos que ayer asesinaron la paz, con asesores israelitas, aniquilando a Jaime Pardo Leal, Bernardo Jaramillo, Pizarro y Galán, hoy, masacraron al “Secretariado de la Paz-FARC”, los Comandantes Guillermo León Sáenz Vargas, Alfonzo Cano, Víctor Julio Suarez Rojas, Jorge Briceño Suarez (El Mono Jojoy), Luis Edgar Devia Silva, Raúl Reyes y Manuel de Jesús Muñoz Ortiz e Iván Ríos.

Así, Sergio nos hace llegar a la frontera con un concepto múltiple, una visión diversa. La zonalidad, nueva visión económica, social (yo agregaría militar) para ser claros y amén en el significado de recientes o necesarios llamados hacia una distinta territorialidad, geografía, geopolítica o geoestratégica bajo un nuevo concepto de Seguridad y Defensa para la región, el cual nace de las aperturas de nuestras cercanas fronteras.

Líneas imaginarias avistadas por los “delicados” movimientos de las piezas del ajedrez interplanetario; ¡mala jugada!: intervenciones, piezas sacrificadas, golpes de estado, enroques, defensa, jaque mate, magnicidios.

Llegamos al inicio de las primeras cien páginas de la obra de Sergio Rodríguez y nos sorprende un subtítulo: El TIAR Alcanzó la Madurez. El Pacto Democrático ni Siquiera Pudo Gatearle al Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca. Asistimos a un acuerdo de defensa desfigurado por las administraciones norteamericanas para convertirlo en la diáspora de lo negado hasta ahora, de una supuesta inexistente “Guerra Fría” (yo le agregaría prolongada) la cual, a mi entender, aún se mantiene sin culminar, abrogándose, por contrario, el súper poder de intervenir militarmente en cualquiera de los paralelos terráqueos.

Para esto cuenta con la más moderna y pavorosa maquinaria militar, concentrada en el Departamento de Estado y de Defensa, la CIA y la OTAN, quienes dan el visto bueno desde las butacas de cuero de la ONU-OEA y desde sus sillas el Planeta escucha las intervenciones y análisis por CNN, refrendadas en nuestro continente por enmascaradas ONG con sus pajes, escuderos, criados y servidores.

Nuevamente nos convoca el realismo mágico del Gabo, Colombia. Crónica de una Perseverante Obsesión por la Paz: el Caminante por la Paz, Gustavo Moncayo, quien en 46 días dejó una denuncia sobre caminos de tierra, trochas, asfalto y autopistas, caminando con la chivatazo de unas cadenas que lo acompañaron por 900 km. Su propuesta: que el neogranadino país encuentre una Zona de Paz, Despeje o Reencuentro-Encuentro.

Lo más seguro es que la paz no esté implicada en el concepto de Seguridad Nacional ni en las nuevas “Bombas Gubernamentales” que volvieron a explotar esta vez en contra de un cuestionado ex ministro entre la Avenida Venezuela con Calle Caracas.

Y llegando al número que anuncia la página de las centurias o del siglo, estamos en al fascinante capitulo que define, claramente, una Doctrina Bolivariana de Seguridad y Defensa Hemisférica: necesidad y obligación de nuestros tiempos. Esta no es una apología a la irreal sindéresis, acostumbrada a que todo marcha bien, muy al contrario, es la denuncia en contra del narcotráfico, modelo imperial impuesto en las conversaciones de las nuevas relaciones internacionales que apuntan a la “Globalización”- intervención del continente.

Sacrifican a sus nacionales con el aforismo de paquetes neoliberales y globalizantes, a través de irreales ayudas a países pobres, a cambio de controlar sus importantes materias primas provenientes del subsuelo, invisibles como el gas y rancias como el petróleo, con cicatrices y suturas marcadas por las líneas y rutas de la muerte del temido tráfico de tóxicos-narcóticos.

En Crónica de una Agresión, la derecha fascista contra América Latina y El Caribe: hábilmente la Casa de Borbón y la Cancillería Chilena fueron artífices del “Porque no te callas”, el cual – en segundos y ahora por años – se ha volteado en contra del Rey perseguidor de elefantes. Pareciera que la mala intensión se vira en contra de Europa: seguro culparán al Realismo Mágico, parecido más a México que a su cruel Colombia.

Colombia: Entre el miedo y la supremacía: la insistencia del autor sobre el concepto que le dio la idea al Libertador: La Gran Colombia, no es por lo tenue de sus rosas, su tinto, bocadillo, telas, esmeraldas, Escalona y sus ballenatos, ni por las circunferencias de sus bronceadas en las Costas del Pacifico. Muy al contrario, es el miedo, el terror narcoparamilitar y estatal, hábilmente desarrollado bajo la más tenebrosa red de cacería en contra del ejecutado poder popular que jamás en su aniquilamiento se había visto en América Latina. En Colombia no hay salida: todos están atrapados, todos buscaron el jaque mate. Llegando a las últimas líneas de este capítulo igual que Sergio, Cito al más grande, a Bolívar: “Odio eterno a los que deseen sangre y la derramen injustamente”.

Al viejo estilo “panamericanista” de la Doctrina Monroe, la del “Patio Trasero” el autor expone, con el garrote en la Mano: 1823 fue el anuncio de la Monroe. Para 1904, un agraviador llamado Roosevelt apostilló su demencia señalándonos como: “La delincuencia crónica donde se hacía necesario la intervención de una nación civilizada, los EE.UU.: por eso la cadena de intervenciones, golpes de estado, magnicidios, Contadora, grupos de contacto y las hélices de esa gran pista de aterrizaje que son California y New York al servicio del narcotráfico, nunca apagarán sus luces de balizaje, pues operan en la oscuridad.

Bajo el sentimiento mexicano de Pancho Villa, Madero, Negrete, El Zócalo, Chiapas y un filósofo enmascarado presentado al mundo como el Subcomandante Marcos, con quien pedimos disculpas por si llegamos un poco tarde, estando “Tan Lejos de Dios”. En sus ensayos sobre las relaciones del Caribe con Estados Unidos, esta región representa los mejores canales de navegación: La Península de Yucatán, las Islas de Barlovento y El Pasaje de Mona, claro más el Golfo de México, teniendo Cuba las llaves, pues acaban de descubrir el décimo segundo bolsón de petróleo más grande del mundo, habiendo sido avistado el último en 1995. Para más sorpresas, Haití ahora también con petróleo y Venezuela con la mayor reserva petrolera mundial, más de 197 mil millones de barriles de crudo, y todo el gas necesario calculado en trillones, encumbrando las sorpresas de esta poderosa y gigantesca plataforma continental.

Así, amanecimos un domingo sorprendidos sobre el cambio de guardia en una de las dos plazas gemelas de La Moneda. Recibidos por los espíritus de Gabriela Mistral y Ricardo Neptali Reyes Basoalto o Pablo Neruda, los premios Nobel de Literatura más dignos y caído el segundo sobre el dolor de una masacrada Unidad Popular, de un “Ho Chile, largo pétalo de mar y vino y nieve, ¡ay cuándo!, ¡ay, cuándo!, ¡ay cuándo!…” y las benditas Alamedas de Salvador Allende.

La política internacional del Gobierno de la Unidad Popular: 2008, cien Años de Salvador Allende. Quienes intentaron conquistar la independencia frente a las intenciones monopólicas y fueron vencidos por los “miguelitos” lanzados al asfalto y de quienes, soñando con la aristocracia, golpeaban cacerolas mientras los conductores de camiones escondían las llaves de sus suiches, paralizando caminos y principales vías, empezando a ser empleados de la CIA.

Por eso el gobierno chileno murió al amanecer de un 11 de septiembre de 1973, vencido por intentar el fortalecimiento de la plena autonomía política y económica de la “Vía Chilena al Socialismo”. Y sobre todo por haber reabierto las relaciones diplomáticas con Cuba y con la entonces ex Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

El ALBA-TCP es el Futuro de los Pueblos de Nuestra América: historia, independencia y revolución. Estamos en la campo de la batalla en contra del Monroísmo Vs. Bolivarianismo, representado, hoy, en el arco andino de naciones suramericanas y en el anillo de El Caribe. Inspirados desde la Carta de Jamaica, donde se conjuró la América unida, llamada la Reina de las naciones y la Madre de las Repúblicas.

Golpistas de Nuevo Cuño: allí encontramos el más claro análisis de la llamada Revolución Bolivariana y las líneas del proyecto político que intenta traspasar el poder a los Consejos Comunales, pero sin dejar de advertir la triste inspiración de los enemigos que no dejan de reunirse tras el deshilachado ropaje de “El Plan Cóndor” y de cómo se han olvidado los diversos pensamientos nacionalistas que hoy día siguen siendo despreciados.

Sergio nos señala, en uno de sus capítulos, la Presentación del Libro “Salvador Allende, Cien Años: Todos los Sueños, vale la pena citar el hecho insólito de un Piñera con apellido Neoliberal y un 0% de aprobación, ante lo cual sería – de hecho – un desconocido, quizás un prematuro insepulto de la historia política suramericana. La herencia política de quienes asesinaron a Salvador Allende, décadas después de aquel magnicidio causado por su ejemplo y pensamiento. Mientras, los inquilinos que no pagan un peso de responsabilidad política por estar al frente de La Moneda, privatizan y enfrentan la más larga y prolongada protesta estudiantil que gobierno alguno haya vivido.

El Pensamiento y la Obra del Libertador Simón Bolívar en Materia Educacional: El Primer Pensamiento es para Schafick Handal, viejo militante del Partido Comunista de El Salvador. Andaba en misiones internacionalistas, seguro que allí se inspiró el pensamiento del viejo militante comunista Eligio Malaver, quien dio su vida por Nicaragua en aquellos y estos minutos, cuando languidece la noche. El disciplinado militante del Frente Farabundo Martí por la Liberación Nacional (FMLN), les enseño ciudades reales pero imaginarias: nunca habían estado allí, pero Usulután, de Guazapa, de Sonsonate y Santa Tecla, de todas ellas hizo sentir hasta el aroma de sus calles y caminos de polvo, únicas en el mundo.

Hoy, San Salvador, Santa Ana, Morazán y Chalatenango quedan en el recuerdo de aquel valioso y comprometido hombre revolucionario.

Así, llegamos al capítulo titulado: No Existe un Imperio Bueno. La Política Exterior se Barack-Obama para América Latina y El Caribe. La política internacional ha caído, sin estupor, en los cajones más envejecidos de la ultra derecha. Así dan cuenta el avance de las seis petromonarquías más poderosas del Planeta: Catar, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Omán y Bahréin, que acumulan los recursos suficientes para ser la cuarta economía mundial.

En nuestra plataforma continental, la derecha desesperada avanza: Bolivia, Ecuador, Venezuela y ahora Paraguay, son los escenarios cercanos a la administración estadounidense. En todos estos países se ha adelantado el despolvamiento de los sectores más radicales de la derecha mundial. Mientras Colombia, Honduras y México son las claras expresiones de ejecutoreidad y avance neoliberal globalizante.

Pero no debemos dejar de lado, y debe ser el sentimiento del autor de esta obra: Se ha prendido la hierba en todo el continente de Sergio Rodríguez, el reciente caso que acaba de sorprendernos en el Paraguay, donde en medio de treinta confusas horas en un Golpe de Estado Express se destituyó a su presidente legítimo, Fernando Lugo.

Los fantasmas invocados para esta tarea son Made in EE.UU, trayendo el inventado tema del terrorismo internacional intentando, en esta venganza derechista, aniquilar las nuevas democracias del Arco Andino-Caribeño, emprendido en la nueva configuración de seguridad y defensa bajo los nuevos modelos interregionales de integración en el área de nuestras plataformas continentales.

Así, vamos llegando a los seis últimos capítulos de esta importantísima obra: Nuestra América, una idea martiana que consuma el proyecto de Bolívar. La primera independencia abre paso a la segunda liberación, pues el siglo XXI nos enfrenta en nuevos retos.

Este sentimiento viene escrito desde la carta de Jamaica y las nuevas esperanzas se vierten desde el sentimiento bolivariano de querer darle a nuestro continente el eterno sueño del resplandor de una confederación de repúblicas americanas.

La verdad se encuentra de las tesis martianas a las bolivarianas. Ante la ofensiva eterna por parte de los más armados del Planeta, es indispensable evaluar la crisis y las nuevas lecturas hacia la región más noble y rica: América latina.

Cuando nos atrapa el Capítulo “¿Es posible la integración Latinoamericana y caribeña?”, sin duda diremos un tajante ¡Sí!… Sólo hace recordar y citar el recientemente novedoso acuerdo que engloba a diez y ocho países: Petrocaribe. Como a partir de la cuota de 98 mil barriles diarios de crudo hacia parte de los países más pobres del Orbe Venezuela, bajo un sentido de corresponsabilidad y por vez primera, dedica las ganancias petroleras a superar las pendientes sociales de estos pueblos.

Esta integración energética enseña, dentro del campo del capitalismo mundial, que las cuotas diarias del crudo aceleran bajo el patrón petrolero un modelo sencillo, incipiente, pero que inicia, a través del tema petrolero, una integración bajo el nuevo modelo institucional al lado del ALBA-TCP: UNASUR y la CELAC.

En el apartado “La visión estratégica de Fidel”, nos señaló el camino de la victoria, en el 30avo aniversario de la revolución popular sandinista. El mayor ejemplo del triunfo de la revolución cubana fue el ofrecido por el combatiente heroico Ernesto Che Guevara: el trabajo voluntario que tánto le hace falta a las nuevas revoluciones del Planeta, incluyendo a la revolución venezolana.

Los sublevados no sufren metamorfosis: son sus espacios poco utilizados los que debieran dar el ejemplo de una nueva sociedad liderizada por la solidaridad como uno de los mayores privilegios estratégicos de las victorias sociales.

Obama ha hecho en mentiras los méritos para obtener el Premio Nobel de la Paz. El aporte de desgastados Premios Nobel, inspirados por Alfred Nobel, pareciera que esta vez sí han llegado a su fin. La ultra derecha mundial premió a Obama para demostrar, en el nuevo orden globalizante, que si es posible entrar en una etapa de transición de la guerra, mientras los Demócratas se acostumbran a esa misma ofensiva, esta decisión hará obtener el nuevo triunfo a los republicanos.

Le perdonan la vida a Obama, pues ya no hay tiempo para sacarlo del juego político y debe terminar su espurio mandato, pues estamos más cercanos a las guerras con la nazi-derecha gringa; algunos creerán que esto no es así, pues veamos: el año 2011 ha estado signado por los doce meses más conflictivos jamás vistos desde que todos los convocantes juntos acordaron la II Guerra Mundial. El 2011 nos acerca a la posibilidad de una Tercera Guerra Mundial.

En: Haití, la miseria del imperio no tiene límites. Nuevamente el autor no se equivoca. Haití, la de los jacobinos Negros ayudando al Leander con Francisco de Miranda, hoy está sumida en la pobreza más grande del Planeta, pero tiene petróleo.

Cuando varias placas tectónicas se unen, hay crudo. Esta es la conjetura de los geólogos y aquí se abrazan las placas tectónicas del Sur, la del Norte y la del Caribe y sí hay hidrocarburos.

Tal tarea fue asignada al Instituto de Geofísica de la Universidad de Texas, quienes fueron encargados de recorrer toda la cuenca del Caribe, teniendo como resultado que las reservas de crudo son tan grandes como las de su vecina Venezuela y tan comparables como las de Arabia Saudita.

Hábilmente, aprovechando el terremoto de enero del 2011, los EE.UU instalaron sus portaaviones y un significativo número de Comandos Seal. Cuba también descubre yacimientos profundos por lo cual recibieron la visita, en menos de un mes, de los presidentes de Rusia y de China. Todo indica que habrá un nuevo reacomodo en la región, con dimensiones jamás esperadas por los EE.UU.

“La supervivencia del Planeta se juega en nuestro continente”, con la mayor reserva de petróleo puesta al servicio de la humanidad. Salvar a la Estrella pensante no es una paradoja, menos un eslogan, ni un sueño de los inconclusos. Clemencia, disimulen, absuélvanos, pero no hemos rebasado la última hora. Pretendemos un Mundo Pluripolar. La cola del piano está sonando, las velas del viento están a nuestro favor y nuestro tren fugitivo aún no nos dará el final: nosotros, sin abrupciones, avivamos el fuego del encanto en el momento de la desigualdad.

Salud, Sergio Rodríguez.

[email protected]

http://www.aporrea.org/actualidad/a146167.html

ARTÍCULOS SIMILARES

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta