Siguen odiando a los Yukpas

0 510

Por: Miguel A. Jaimes N. – M sc. Ciencias

Martes, 13/04/2010 11:31 PM

La injusticia tiene muy buena memoria, nunca se olvida de los más miserables. Quien puede explicarle al país las ilegales detenciones de Sabino Romero Izarra, Cacique de la comunidad de Chaktapa y de Alexander Fernández Fernández, miembro del pueblo Wayúu, juntos de la Sierra de Perijá en el Estado Zulia.

Quien responde en una Constitución Bolivariana por la muerte de varios de nuestros hermanos indígenas, incluso después de haber impuesto una fuerte militarización de toda esta zona.

Alguien en este país podrá controlar a los cientos de paramilitares que azotan la zona y han levantado una de los odios más enconados contra los indígenas, como puede justificarse esto con toda la logística, inteligencia y recursos con que cuentan las fuerzas de seguridad de la nación.

Quienes sigan viendo los delicados acontecimientos indígenas desde acomodadas sillas de cuero, deberían empezar a pensar cómo subsanaran la traición por la entrega de las tres pírricas Cartas Agrarias que separo a los indígenas de sus ancestrales tierras.

Cartas entregadas de paso el 12 de octubre del 2009 donde se señala la demarcación, disminuyendo considerablemente el número de hectáreas con que cuentan estos asentamientos.

Como suele suceder, solo se piensa a través de la información que se maneja publicitariamente en este delicado tema. El caso de Chaktapa es complicado, hay complicidad desde el gobierno, pasando por ganaderos y grandes intereses de las trasnacionales mineras.

El problema Yukpa no son los espacios abiertos, es el subsuelo por los inmensos recursos que hay en todas estas extensiones. La responsabilidad es mucho más grave cuando las concesiones se otorgan con permisos de Corpozulia.

Esto a hechos que Sabino se convierta en un símbolo de luchas por la tierra de todos los indígenas de la Sierra de Perijá, no por un capricho o por la victimización de los débiles, es que los constantes atropellos y amenazas han levantado un reclamo definitivo por parte de sus pobladores, donde es inaguantable tanta persecución.

Sabino representa todo un David contra el Goliat del abuso nacional, unido a intereses personales de quienes utilizando altos cargos de gobierno, buscan aprovecharse de inmensos contratos.

Es un abuso político haber ocultado la postulación de Sabino a la Asamblea Nacional, propuesto ante las listas del Partido Socialista de Venezuela, y para sorpresa de todos, fue sacado su nombre.

Menos tiene respeto político haber casi eliminado a un grupo de graduandos de la Misión Cultura por haber propuesto a Sabino como padrino de su promoción. Recordemos los abusos cometidos en la cuarta república.

Con que moral y respeto por los más débiles puede justificar haberse llevado a este Cacique indígena preso, sacarlo herido de una clínica de las Fuerzas Armadas en Maracaibo en medio de un gran despliegue policial y militar, originado por el CICPC y la Guardia Nacional Bolivariana.

Todo esto contra un hombre herido por un balazo en la espalda, nada importo que la hija de este Cacique, igual hubiese quedado en una cama herida de otro balazo igualmente en su espalda.

Este Cacique tiene una jerarquía la cual debe ser respetada, es un indígena querido por su pueblo, respetado por otras tribus, reconocido, apreciado, con amplia trayectoria. Es inaudito en un socialismo no se trata a un ser humano de esta manera y menos a un indígena.

Entonces ¿Quién. Odia a quien?

http://www.aporrea.org/ddhh/a98808.html

ARTÍCULOS SIMILARES

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta