Pobre pueblo, tan cerca de Urosa y Baltazar pero tan lejos de Dios

0 588

Por: Miguel A. Jaimes N. – M sc. Ciencias

Jueves, 10/09/2009 09:33 AM

La iglesia con su curia de mal intencionados, tan lejos de Dios y de su mismísimo pueblo. Instrumento de su partido político, La Conferencia Episcopal, han perdido credibilidad y el respeto que todos unos días les tuvimos.

De la boca de Urosa Sabino, nada más y nada menos que el Cardenal de nuestro país, unido con su pupilo, el adeco Baltasar Porras, Arzobispo del Estado Mérida, escupen toda clase de porquerías que se les antoja, parecen poseídos por demonios.

Cual mal intencionada, es la cúpula de nuestra iglesia católica, preñada de odios, maledicencias, sin dudas, obispos y cardenales sin ningún tipo de respeto por su feligreses, pueblo que pasa frente a sus grandes palacios con un pantalón de kaki, arremangado a sus tobillos, una correa de color negro, su camisita, y se quita su sudado sombrero para persignase en la puerta de la entrada de Dios.

Este mismo tabernáculo que guardó silencio cuando sus hijos se oponían a los gobiernos de AD y COPEI, por esto, eran torturados, desaparecidos, encarcelados y condenados injustamente por largos años, mientras que esta especie de “príncipes benditos” se abrazaban con Lusinchi y le olían el violín a Carlos Andrés.

No se diga nada de Caldera, quien les regaló una televisora para que hiciesen todo tipo de negocios con su programación.

La curia nada opinó cuando los Rangers norteamericanos invadían países enteros, asesinaban a mandatarios legítimos, mientras desataban la pavura torturadora y encarcelaban a sus seguidores.

Qué triste papel juega Urosa, tarasca, empujado, oponiéndose a la Ley Orgánica de Educación, dedicado a mandar correos electrónicos envenenados en contra de quienes defiende el pensamiento de Simón Bolívar, ¿Urosa, cuantos obras te has leído de nuestro Libertador? Muy pocas, escaso leyente, coexistes estrecha y difícilmente como un buen predicador, no tienes oración, eres un defraudador.

¿Por qué no dices nada en la homilía de tus sacerdotes metidos con sus sotanas en negocios oscuros?, ¿porque no dices nada de tus curas, entre esos, los de la Conferencia Episcopal, llenos de vicios?.

¿Por qué Urosa?, no dices nada de tus sacerdotes pedófilos, afectos a su mismo sexo.

Mientras que tú, Monseñor Porras, utilizas tu pulpito para escupir roña en contra de este gobierno, ¿cuántos negocios haces desde Mérida? No te da vergüenza mirar a tus fieles cuando estas metido en el negocio de la Banca Paralela, dile a Venezuela quienes te financian tus viajes a Europa, de donde traes maletas y cajas gigantescas en compras.

Porras, dile a Venezuela los hijos que tienes escondidos, los que niegas, habla de los negocios que hiciste con el Diario El Vigilante, la FM y la Televisora Andina de Mérida. ¿Sabe el país?, que toda la cuadra que da hacia la parte de atrás de la Basílica, subiendo por la avenida cinco, entre las calles, veinte y tres y el boulevard de la veinte y dos, son apartamentos y locales comerciales administrados por tus uñas.

Cuéntanos de los negocios oscuros como tus sotanas, cuenta Baltasar Porras, que te encargas de llamar y convocar a la más rancia oposición merideña, donde están ex rectores, ex diputados, comerciantes, mafiosos, y que entre todos maldicen al Presidente Chávez.

Obispo millonario, estuviste en los guisos que llevaron a la quiebra al Banco Andino, nunca respondiste ante la justicia, al contrario, cuadraste con el juez de la causa tu absolución.

Cardenales, obispos y monseñores decapitados de la historia, al igual que la momia que guardan en los sótanos de la Basílica de Mérida. Estamos llegando al fin de los reptiles.

[email protected]

 

ARTÍCULOS SIMILARES

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta