Pemex sin petróleo que defender. Por Miguel A. Jaimes N.

0 563

Viernes, 22/11/2013 11:59 AM

Desde la tierra de Pancho Villa, del manipulador Chavo y el inolvidable Negrete, vamos entrando a México. Tierra donde se anuncia al mundo la privatización de su portentosa industria petrolera Pemex. Todo mientras los principales productores mundiales nacionalizan y rescatan sus industrias petrolíferas.

México, una de las pocas capitales gigantescas del mundo. El país de la mayor masacre de inocentes en los años sesenta, el Zócalo, porque había que tener todo limpio días antes de aquel Mundial de Futbol.

México y no Méjico la que debemos nombrar según nos autorizan las decisiones ocultas de la cosa esa fina y elegante llamada la «Realísima academia española».
Nación a la que Venezuela en los años de gobierno de Rafael Caldera (1994-1999) se le compraban 400.000 barriles diarios de crudo para ser enviados a la refinería de Boom en Alemania, todo para que desde Venezuela la clase política de la vieja PDVSA pantalleara con su «país saudita».

Son los dueños del gigantesco campo CANTARELL de los conocidos Mamuts, capaz de extraer diariamente más de 100.000 barriles diarios. Ahora, contra vientos y mareas nacionalistas y con el reclamo del pueblo en la calle que nos les importa, su refinada derecha neoliberal en contra de todo pronóstico se proponen a privatizar su soberanía, mientras el orbe petrolero se propone nacionalizar sus industrias, México se divide en sus inconclusas y oscuras privatizaciones.

Desde esta nación se entrega una producción diaria de 2.514.000 barriles, exportando el 46%. De eso un 73% va a un gigantesco país que no es latinoamericana, pero que es su vecino, una espeluznantes producción que va a parar junto a la venta de otros hacia los Estados Unidos de Norteamérica. Mientras un 16% parte rumbo a Europa y el restante 11% se trasteja hacia el Lejano Oriente.

El vertiginosa consumo de los EE.UU. es de 22.000.000 de barriles diarios. Como era de esperarse su producción excede su consumo, producen 5.500.000 diarios de barriles diarios pero se gastan más del triple.

Sólo El Pentágono acapara para su consumo 425.000 barriles diarios. Es el gasto de todas las naves que tienen patrullando en sus bases alrededor del mundo en esta frialdad del control del espectro total y la contaminación de los comandos unificados, diseminados como epidemias por todos los océanos y continentes perteneciente a 7.000 millones de habitantes, muchos pero acorralados.

[email protected]

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta