Los dimas y gestas de la revolución. Por Miguel A. Jaimes N.

0 500

Sábado, 05/11/2011 02:18 AM 

Y fueron crucificados justamente al lado de Jesús, a la izquierda quedo Gestas y a la derecha Dimas, iban acompañados de otros dos que también les dieron muerte, eran señalados de de ser malhechores. Al llegar al lugar de la Calavera sus custodios cumplieron lo ordenado, todos fueron crucificados.

Cuando dejaron de respirar, sus verdugos se repartieron sus ropas, echando suertes en el saqueo.

Al igual que ayer el pueblo anda mirando como el latrocinio quiere llegar una vez más. Gobernantes que en un pasado reciente se burlaban de ellos, diciéndoles: pobres, desmedidos, rufianes. Así, empezaron a pagarles a quienes les cuidaban lo exótico, para después darles de beber vinagre por ser pobres, merodeadores de sobras y sorbos ajenos.

La vieja clase dirigente no teme al pueblo, pero desconocen que este no sintió dolor estando en la cruz y menos reclamaba, aún viviendo en la condena.

Jesús les recordó que a partir de aquel instante estarían con él, y este así lo aprendió. Les enseño a citar en la justicia como la guía que deberían seguir y los llamo a emprender por igualdad y solidaridad.

Cada pueblo, sociedad y país tienen su historia, nosotros nos aprendimos la nuestra la cual ha sido dura, pero no es pueblo quien se vive las riquezas de su país, condenando la suerte de sus hijos.

El pueblo jamás dejara que el saqueo llegue de nuevo, empleando la avaricia de la cual muchos ojos fueron testigos.

Muchos son Dimas y otros Gestas, nadie tendrá su presente empeñado y el pasado decadente, monstruoso como el aplicado sobre pueblos indefensos jamás volverá a instalarse en estas regiones.

Defender ideas en un mundo de bajos suspiros queda difícil, pero tener que recoger el futuro será aún más doloroso.

Defendamos la patria y no la dejemos naufragar en el dolor pasado, este llegara vestido con perlas, trajes y corbatas, pero es fácil reconocerles, sus caras son las mismas de cada elección. Y un camello no entra por el hueco de una aguja.

[email protected]

http://www.aporrea.org/actualidad/a132966.html

ARTÍCULOS SIMILARES

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta