Génesis petrolera. Por Miguel A. Jaimes N.

0 640

Viernes, 03/10/2014 02:19 PM 

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) fue fundada por el ex Ministro de Fomento del gobierno del escritor Rómulo Gallegos (1945-1948) el gran venezolano Juan Pablo Pérez Alfonso, quien unido a un grupo de cinco ministros del Golfo Pérsico incluyendo a Irán, Irak y Arabia Saudita se dieron a la tarea de crear del 10 al 14 de agosto de 1960 la más grande dueña de los negocios petroleros del planeta.

Desde entonces la nueva petrodiplomacia no descansa. En la actualidad existen otros países con ofertas y recientes invitaciones para ingresar al súper cartel. Del Asia Septentrional tenemos a Rusia, y de Suramérica a Brasil y Argentina. Pero tal iniciativa es considerada una “amenaza” por parte del mundo industrializado quienes orbitan en la periferia de los Estados Unidos de Norteamérica y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), fundada en 1948 y hoy compuesta por las 28 naciones más industrializadas e inmersas en los actuales conflictos del globo. Si la concreción de los invitados se materializa las reservas superaría más del 80% actuales y el mundo comenzaría a hablar de un nuevo precio del crudo por encima de bandas a los 130 dólares por barril.

Ya la producción de petróleo consumida por el orbe para el año 2014 alcanza 90 millones de barriles diarios, desde lo cual la OPEP posee una cuota diaria de 30 millones de toneles. Otros países no pertenecientes a este conglomerado producen cantidades respetadas de crudo para el abastecimiento del mercado mundial, entre esos están: Canadá, México, Noruega, Brasil, Rusia, Sudáfrica y Omán.

Estamos hablamos del mineral de origen fósil que creó el actual mundo industrializado lo cual mueve y controla los grandes intereses económicos y políticos de la tierra. La trasformación de las materias orgánicas procedentes del zooplancton y de las algas depositadas y que aún lo continúan haciendo en grandes cantidades sobre los fondos marinos o zonas lacustres del pasado geológico son las causante del actual sistema y modelo de vida de la humanidad, pues su procesamiento genera la trasformación de la cesta energética mundial.

Están enterradas bajo espesas y pesadas capas de sedimentos, las cuales con el pasar de los siglos han comenzado su descomposición para la transformación química en hidrocarburos ligeros, denominados líquidos y gaseosos, las cuales van ascendiendo a la superficie por su menor densidad, gracias a la porosidad de las conocidas rocas sedimentarias.

Este petróleo líquido se va asociando con capas de gas natural. Encontrándose en yacimientos enterrados que han aguardado su descubrimiento durante millones de años, han sido cubiertos por los estratos superiores de la corteza terrestre, y formados principalmente por hidrocarburos compuestos de hidrógeno y carbono, en su mayoría parafinas, naftenos y aromáticos, junto a cantidades variables de derivados saturados provenientes del metano.

Sería necio seguir recordando que el petróleo es un recurso natural no renovable y que su existencia es la principal energía utilizada en todos los países del planeta. También sabemos que desde 1859, Estados Unidos de Norteamérica convino en adoptar la medición de sus volúmenes en barriles de 2 galones estadounidenses, equivalentes a 158,9 litros, y los cuerpos de gas en pies cúbicos equivalentes a 28,3 litros. En otras regiones del orbe ambos se miden en metros cúbicos. Aun cuando existen varias teorías en cuanto a su formación, los geólogos apoyan la hipótesis de su origen sosteniendo que en el interior de las capas de la tierra existen hidrocarburos estrictamente bajo esta génesis.

Desde la propuesta de los químicos Marcellin Berthelot y Dimitri Mendeleev, así como del astrónomo Thomas Gold los cuales fueron llevando adelante una teoría en el mundo occidental al apoyar el trabajo de Nikolai Kudryavtsev en la década de 1950. Así, la industria petrolera mundial comenzó a clasificar el petróleo según su lugar de origen como es el caso del West Texas Intermediate o Brent del Mar del Norte. Así mismo se clasifica también con base en su densidad o gravedad API (ligero, medio, pesado, extra pesado). Los refinadores también lo catalogan como crudo dulce, cuyo significado implica que contiene poco azufre o ácido y, por lo tanto, se necesitan más operaciones de refinamiento para cumplir las especificaciones de los otros productos refinados.

Los petróleos de referencia en el mundo son: Brent Blend, surtido por quince crudos procedentes de campos de extracción en los sistemas Brent y Ninian en el Mar del Norte; este se almacena y carga en la terminal de las Islas Shetland, antiguamente llamadas Zetland, estas constituyen un archipiélago ubicado dentro del Atlántico Norte y están situadas entre las Feroe, suroeste de Noruega y Gran Bretaña. Ligeramente por encima de 60°N de latitud, representan el extremo septentrional del mar del Norte. Administrativamente son uno de los 32 Consejos Unitarios (Council Area) en que está dividida Escocia. Las islas totalizan 1.469 km², con una población de 22.000 habitantes, de los cuales 7.000 viven en Lerwick, la capital.

De las aproximadamente cien islas, únicamente están habitadas quince. La principal del grupo es Mainland. Las otras islas ocupadas del archipiélago son Bressay, Burra, Fetlar, Foula, Muckle Roé, Para Stour, Vaila, Unst, Whalsay y Yell, el grupo principal de las Shetland; además, Fair Isle al sur, y Housay y Bruray en los Skeries exteriores al Este.

Su clima es húmedo y fresco suavizado por la influencia de las corrientes del Golfo. Debido a la latitud de las islas, en noches claras de invierno puede verse la aurora boreal o luces norteñas, mientras que en verano hay luz de día casi perpetua, una situación conocida localmente como el simmer dim.

[email protected]

http://www.aporrea.org/energia/a196027.html

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta