Después del Ramadán habrá guerra. Por Miguel A. Jaimes N.

0 504

Lunes, 20/08/2012 10:42 AM 

“¡Esto es un crimen!, madre, es el más repugnante asesinato de millones de hombres, el asesinato de las almas”.

La Madre de Máximo Gorki

“Es el mes de preparación para la guerra, es el extremo para preparar al combatiente, sin agua ni comida para el momento de la lucha que muy pronto a de venir”. Este es un sentimiento escuchado de viejos habitantes de los 22 países árabes quienes son los mas sentidos practicantes de su libro sagrado: El Corán y de su máxima liturgia, el inicio de la celebración del Ramadán, es la visita a La Meca en la capital de Riad, Arabia Saudita, la mas peligrosa de las petromonarquías.

Mientras, el líder espiritual de los iraníes es chiita junto a los Ayatolas, sus enemigos acérrimos son los judíos de Jerusalén, la capital del odio y del terror, de todo el Medio Oriente en los llamados países del Levante. Poseedores de la más larga fila de ojivas nucleares listas para explotar en la paz controlada de toda la convulsionada, apartada y más asesinada zona del Planeta.

Mientras, en Siria no puede descansar Alepo. Es la ciudad financiera de aquel invadido país y es la mas productiva, industrial y desarrollada, pero la gran franquicia de la guerra está montada desde las Bolsas de Valores de Walt Street y sin descansar confeccionan la caída del Presidente Bashar Al-Assad.

Pero nada de esto va a parar, ahora buscan un espacio aéreo al cual puedan intervenir tras Resoluciones perdidas de los tres inefables del Consejo de Seguridad. Saben que tienen que desarrollar el descontrol en las fronteras de Turquía, país que quiere seguir siendo imperio y por esto montan campamentos de refugiados por este país más en la traicionera Turquía.

Todas las fronteras que tiene Siria son sus agazapados y abiertos enemigos. El grupo del armamento conformado por Collin Powell, Dick Chenney son quienes tienen la confección de la guerra financiados por las petromonarquías, lugar de donde saca el dinero para matar, ya que Europa y EE.UU están quebrados.

A pesar de que la mayoría de los musulmanes quieren la paz contenida en El Islán, Arabia Saudita dice otra cosa, mientras el Corán profesa la armonía, lugar desde donde está El Profeta y La Meca vistiéndose de blanco y haciendo la peregrinación dándole vueltas, rezos y pagando penitencia para limpiarse, aquellos gobernantes van adorando la guerra.

[email protected]

http://www.aporrea.org/internacionales/a148671.html

ARTÍCULOS SIMILARES

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta