Desde la ciencia política

0 622

Por: Miguel A. Jaimes N. – M sc. Ciencias Políticas

Jueves, 12/02/2009 08:15 PM

La alternabilidad está planteada como modelo en la madurez del proceso político bolivariano que se desarrolla en el país. Los anteriores gobiernos practicaban “El Turnismo”, cinco años Acción Democrática y cinco años COPEI, aun cuando Caldera los dividió creando CONVERGENCIA. Se siguió en lo mismo, no hubo entrada de nuevos actores políticos, perpetuamente los parecidos.

Los actores políticos y sus organizaciones se caracterizaron por sus múltiples equivocaciones y repetidas traiciones, desde entonces, una de las causas del desprecio de “Lo Político”, en la opinión particular que los ciudadanos tienen del gobierno y de todas las actividades que de este se desprenda.

Hoy, un ala de la Ciencia Política consiente, contribuye desde sus más claros y autónomos espacios a engrandecer la propuesta del Socialismo del Siglo XXI, vista desde la óptica Bolivariana, la cual es impulsada por el Presidente Hugo Chávez, como una vía alterna, democrática, fundadora de nuevos espacios en la maduración política del venezolano.

Debe lucharse por cambiar ese viejo modelo de utilizar desde la Ciencia Política cualquier justificación no científica para atacar desmedidamente al gobierno. En las aulas de la Ciencia Política se nos enseño lo que representa un gobierno de la mayoría, la participación. Ese celibato de mercaderes que han utilizado la Ciencia Política para ufanarse desde sus aulas de clases como verdaderos revolucionarios, hoy, son los peores contrarrevolucionarios.

Nada puede entender o explicar, cómo algunos profesores de ayer, quienes defendían una salida distinta a la vía bipartidista, con posiciones de avanzada, revolucionarios en su pensamiento, hoy son los más fieros opositores, de verdad que la vida da los cambios mas inesperados que ni la razón puede justificar.

La Ciencia Política no es incólume ante las barbaridades expresadas en gritos por la oposición, tampoco es indiferente ante el buen gobierno que se está desarrollando desde la propuesta bolivariana. Aquí no se defiende la neutralidad, el neutral es un doble opositor, aquí hay que tomar posición, todos sabemos a los duros intereses que nos enfrentamos y si esta propuesta cae, entraríamos en la barbarie de una verdadera guerra civil.

Son varios los escenarios de golpe de estado, magnicidio y “revoluciones” de esas no violentas, las de colores, las pacificas, que están listas para entrar en el más grande exterminio político y humano del siglo que recién comienza. Si tumban al Presidente Hugo Chávez, se activaría un escenario de barbarie que no será detenido en no menos de cien años.

La derecha fascista que persigue al pueblo chavista en las gobernaciones que ganaron, sobre todo en la del Táchira, Miranda, Carabobo y Zulia prefieren crispar al país antes que llenarlo de alternativas, practican un nuevo fascismo, tienen armas, dinero y contacto con grupos de exterminio, los jóvenes dirigentes estudiantiles están siendo entrenados por expertos en protestas, tiene como ejemplo las conspiraciones y derrotas de gobiernos en la extinta Yugoslavia y los países del Este Europeo.

Estos partidos han encontrado nicho en la ultra derecha española representada por Aznar con el Partido Popular, es tanto la copia reaccionaria que COPEI adopto dentro de sus siglas de presentación “COPEI Partido Popular”. El caso de Primero Justicia es aun peor, su ideología está cimentando en la ultra derecha de los Bush, del Partido Republicano estadounidense y en la ultra derecha de Tel Avic.

Un Nuevo Tiempo ha dejado las bases de su formación al ensayo más reaccionario y asesino instalado en Sur América, el Partido Conservador Colombiano a la cabeza de Álvaro Uribe, un régimen formado en el mas implacable aparato paramilitar y narcotraficante, haciendo valer un espíritu de política tenebrosa, guerrerista y empresarial de la familia Santos.

Esta familia, enemiga confesa de la revolución bolivariana, tiene asesores internacionales, armamento en cantidades y de diversos calibres, su conocida posición es seguir enredando el panorama y estabilización política de Venezuela. Sus laboratorios activan escenarios de “Quietud Desesperada”, su clave es confundir constantemente a la clase media y desesperar psicológicamente al resto de la pacifica población venezolana. Todo esto se instrumenta desde el gobierno conservador colombiano.

Por último, la guerra de cuarta generación o asimétrica se desplaza de la manera narrada. Cuidado, estamos ante escenarios altamente activados que buscan la salida del presidente por medio de una “revolución de colores”, instrumentada por las “manitas negras”. Con una revolución se pretenden derrocar al gobierno. Igualmente manejan la posibilidad de un magnicidio.

Nunca antes, la dirigencia, cuadros, militantes, gobierno, ministros, embajadores, directores, militares y todos los sectores que mantienen en pie esta revolución habían estado tan advertidos de los enemigos que tienen.

Si otras revoluciones mundiales tuvieran tantos amigos como la revolución bolivariana y tanta información de seguro no hubiesen tumbado a sus gobiernos.

La ciencia política tiene su responsabilidad, —sabemos de las amenazas reales hacia el país—, sabe del avance oposicionista dentro y fuera de la nación y que sectores señalan el camino de la conspiración.

[email protected]

http://www.aporrea.org/actualidad/a72371.html

ARTÍCULOS SIMILARES

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta