Cipriano Castro y el petróleo

0 2141

Por: Miguel A. Jaimes N.

Juan Vicente Gómez llega al poder en 1908 después de propinarle un golpe de Estado al presidente de la república conocido como El Cabito. Fue Cipriano Castro quien llegó a gobernar a partir del 12 de octubre de 1899 después de recorrer batallando al país. Salió desde Cúcuta (Colombia) junto al Grupo de los 60 para luego enfrentar La Revolución Libertadora; guerra civil que recorrió toda la nación.

Cipriano Castro se enfrentó a las conspiraciones del banquero Manuel Antonio Matos quien aprovechando la primera intervención de los Estados Unidos de Norteamérica lideró La Revolución Libertadora. Antonio Matos recibió dinero desde compañías petroleras de EE.UU. miles de dólares otorgados por parte de la trasnacional New York & Bermúdez Compañy, para adquirir armas, munición y contratar hombres para ir llevando al país a una guerra civil que se desarrolló a partir de 1900.

La New York & Bermúdez Compañy logró contratos en medio de transacciones ilegales. En 1885 cuando el gobierno de Joaquín Crespo Horacio R. Hamilton y Jorge A. Philips les vendieron la Concesión de Guanoco, fue un permiso para explotar los predios del lago de asfalto natural ubicado en el estado Sucre (Venezuela).

Con la New York & Bermúdez Compañy entraron a Venezuela las primeras compañías estadounidenses, luego vendrían los holandeses y a su lado también comerían los ingleses. Todas, la Standard Oil, la Shell y otras se encargaron exclusivamente de la explotación del futuro mercado petrolero nacional.

Por eso la célebre concesión del Lago de Guanoco la adquirió la trasnacional que se aprovechó de los contratos otorgados desde 1873 por Antonio Guzmán Blanco. Se valieron de aquella primera concesión petrolera para poner en práctica en nuestro país el poder y peso de sus trasnacionales.

Con este dominio se beneficiaron en 1885 en el gobierno de Joaquín Crespo cuando en medio de transacciones ilegales la concesión de Guanoco fue adquirida por la New York & Bermúdez Company. Así entraba el grupo de la Standard Oil de los Roqueffeller a administrar el crudo venezolano.

La Standard Oil era subsidiaria de la Shell y hoy en día son las que mantienen un escándalo en la región de Sudamérica junto a la República de Guyana en contra de Venezuela con la Exxon Mobil.

La New york & Bermúdez Company explotaba junto a la conocida Orinoco Steamship Company, juntas conocidas en la historia petrolera por sus conflictos políticos y legales, en vez de pagar decidieron llevar a Venezuela a una guerra civil. Pero al concluir su aventura fracasaron con aquel movimiento y el gobierno tras comprobar los aportes que la empresa daba a los rebeldes les exigió una indemnización de 50 millones de bolívares, pero como era de esperarse la compañía se rehusó a pagar, entonces Cipriano Castro ordenó su expropiación, invalidando sus contratos de operaciones en Venezuela.

Por eso a inicios de siglo (1900) el liberalismo amarillo consiguió que su ataque esta vez fuera en contra de El Cabito a quien no dudo en ridiculizar ridiculizándolo como un mono encima de su escritorio presidencial. Cipriano Castro con sus políticas en defensa de Venezuela les resultaba muy incómodo.

Pero en 1908 Castro enferma y en La Guaira (principal puerto venezolano ubicado en el estado Vargas) aborda un vapor y parte hacia Europa concretamente a Francia y deja encargado de la presidencia a su vicepresidente; Juan Vicente Gómez, quien aprovechando la ocasión da un golpe de Estado y asume el poder hasta el 17 de diciembre de 1935.

Gómez gobernó por 28 años, su obra sirvió para la entrada de las trasnacionales petroleras. A uno de sus socios un abogado, amigo de sus círculos y comprometido con las trasnacionales: Max Valladares le entregó concesiones y al día siguiente las vendían a los holandeses, ingleses o norteamericanos, así hizo con sus círculos políticos y familiares.

El Cabito posterior a la traición se instaló en Puerto Rico y en sus planes estaba regresar y cobrar la ofensa de su compadre pero los Estados Unidos de Norteamérica se encargaron de aislarlo, bloqueándolo e impidiéndoselo en varias oportunidades. Pero su mujer Doña Zoila si hizo lo suyo y para los años 1912 a 1914 recorrió al país junto a otros revolucionarios llevando a cabo luchas internas en contra de la dictadura y se tomaron varios pueblos del país, vivió alzada honrando el nombre de su esposo y vengando la traición de Juan Vicente Gómez.

[email protected]
[email protected]

@migueljaimes2
Skype: migueljaimes70

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta