Blondi: el perro amaestrado de Guillermo Zuloaga

0 623

Por: Miguel A. Jaimes N. (*) – M sc. Ciencias Políticas

Lunes, 08/06/2009 11:39 PM

Ravell el más arrastrado mafioso de sus colaboradores

Algunos narran que una perra de raza pastor alemán la cual respondía al nombre de Blondi, marco la historia al iniciar ella misma la segunda guerra mundial, esta mato en una pelea al perro del entonces Primer Ministro Francés, Charles de Gaulle, ya habiendo asesinado con anterioridad al perro del Primer Ministro de Inglaterra, Churchill. Razón suficiente para que en conjunto Francia e Inglaterra le respondieron en alianza contra al dueño de Blondi, Adolfo Hitler y se marco el inicio de un enfrentamiento que arrojo mas de cincuenta millones de muertos.

Blondi nació en el año 1934 y el obsequio de este animal lo recibió Hitler de manos de Martín Bormann. Para el año 1938 fue fotografiada y filmada por su eterna enamorada, Eva Braun, la esposa de Goebbels.

Este can no se escapó de los litros de cianuro que previamente había repartido el propio Hitler a todos sus colaboradores y a los miembros de sus familias, cuando no pudo evitar los días finales comandados por el heroico Ejército Rojo.

Esta perra murió envenenada por su amo entre el veinte y nueve y treinta de Abril del año mil novecientos cuarenta y cinco, eran los últimos días que acababan con la muy cruenta segunda guerra mundial.

Pero los opositores venezolanos en su bucólico afán por volverse famosos, se han dedicado al sacrificio de estos animales, considerados como los más fieles amigos del hombre. Rafael Infante, Decano opositor de la Facultad de Ciencias Veterinarias del Núcleo Maracay de la Universidad Central de Venezuela, exterminó en la “Operación Rifle Seguro”, a todos los canes que se encontraban en los predios de la Facultad y también en la vecina, la Facultad de Agronomía.

Por esto, ahora se siente muy orgulloso de ser reconocido en el futuro por su afán en realizar una “limpieza étnica canina”, como fórmula mágica para resolver los problemas que supuestamente comportaba la creciente población de perros, razón por la cual le conoceremos ahora como “El Mataperros”. Sin embargo, la Rectora desocupada, que camina sin verbo ni discurso y suda fétidamente con una boina prestada que le luce tan mal, manifestó, que a su pupilo y a ella, este gobierno los quieren perjudicar y avaló la masacre.

Éste, realizará pareja con otro asesino enconchado en Globovisión, el Matacuras, Leopoldo Castillo. De quien nos hemos enterado recientemente por la propia agencia de viajes donde compra sus boletos cuando viaja al exterior, su preocupación por que le expliquen claramente, cuál será la ruta del avión, pues no acepta por nada, que el mismo llegue a cruzar cielos Centroamericanos. ¿Por algo huyes? cobarde asesino de un grupo de Monjitas en El Salvador. Con razón fuiste condecorado con la Cruz del Ejército Salvadoreño.

Y es que las historias referidas a la violencia llamada canina, llego hasta Hollywood, una de éstas la protagonizo el buen actor Al Pacino, en la violenta película; Tarde de Perros. Crimen, persecución, mafias y todo un sinnúmero de elementos que bien podría parecerse a las películas que montan desde Globovisión contra este gobierno.

Muchos mandatarios mundiales han ofendido a estos animales al hacerlos casi imprescindibles en sus gestiones presidenciales como los tan renombrados y hoy famosos “Perros de La Casa Blanca” o los perros del terror, impulsados desde la cárcel de Abu Ghraid en Bagdad, quienes torturan aun, a inocentes ciudadanos Iraquíes. Todavía escuchamos sus ladridos y quejas de los martirios a las que los someten estos fanáticos verdugos.

Los perros más conocidos y excéntricos en atenciones han sido los representantes de la Casa Blanca, cuando sus amos la ponen, estos salen, posan y engañan al público. Veamos un breve recuento de las razas y los nombres de los perros famosos del organismo del terror, La Oficina Oval.

El actual presidente Obama, presentó a un Perro de Agua Portugués, responde al nombre de Bo. El de George Bush hijo fue un Terrier Escocés, se llamo Barney. El de Clinton fue un Labrador y le llamaron Buddy.

El de Bush Padre respondió al nombre de Millie, era un Springer Spaniel. Ronald Reagan tuvo un Charles Spaniel y lo llamaron Rex. El de Jimmy Carter se llamo Grits. El de Gerald Ford fue un Golden Retriever y curiosamente se llamaba Liberty.

Richard Nixon exhibía tres canes, un Setter Irlandés, nombrado King Timahoe, un Terrier, llamado Pasha y un Caniche de nombre Vicky. Lyndon Johnson, tuvo un par de Beagles llamados Him Her.

Los Keneddy tuvieron varios canes y hasta un famoso lorito. Franklin Roosevelt llego a tener siete perros. Herbert Hoover, al igual que Hitler le gustaban los Pastor Alemán, su nombre era King Tut. Calvin Coolidge, tuvo un Collie Blanco llamado Rob Roy.

Warren Harding, presidente en los años veinte tuvo una Terrier de nombre Laddie Boy, este can tenía su propia silla tallada para recostarse en las reuniones de gabinete.

Venezuela está cerca de ver, como sacarán del paso a Blondi, el perro amaestrado del amo Zuloaga, raza: Federico Alberto Ravoell, seguro será con cianuro para seguir el fiel ejemplo de su héroe Hitler o con el rifle de caza con el cual anda sacrificando animalitos en especie de extinción.

Sin duda que Blondi Ravoell es el perro que más caro a costado a un dueño mafioso y estafador de vehículos como el “Dr. Zuloaga”, este, jamás le perdonara a Ravoell que por sus impertinencias y boca llena de basura al fin se le multó solo con cinco millones de bolívares fuertes.

Bueno, la verdad que en este momento debe estar botando espuma por su hocico El Benemérito Zuloaga, esto, porque los primeros en darle la espalda cuando exigió a la oposición que la multa debe ser pagada por ellos, éstos le dieron la espalda estrepitosamente, claro, Zuloaga latió, como dicen en los Andes Venezolanos “que jamás les volvería a prestar su canal para que hablen paja en contra del gobierno”.

Desde la sede del canal Globovisión se dio luz verde para el asesinato del estudiante de la UCV Juan Carlos Amaro, se le dijo varias veces “cuidado con Carapita” se le desprestigio y a las horas le dispararon en múltiples oportunidades sobre su humanidad. Se introdujo una campaña malsana, se autorizo claramente su homicidio.

Incluso se rumorea en los pasillos de la fétida quinta de La Florida, que el propio Leopoldo Castillo pidió vacaciones para no verle los dientes ni escucharle la lengua a su amo, ya que este le promete a cada rato, “que el gobierno ya cae, que solo es cuestión de horas”.

Bueno, así están quedando los perros de Globovisión, sin vacunas, cadena, collar, lazo, ni perrarina, solos, montándose entre ellos….

(*)Msc. Ciencias Políticas

[email protected]

http://www.aporrea.org/actualidad/a79584.html

ARTÍCULOS SIMILARES

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta