Yemen (IV)

0 575

Por: Miguel A. Jaimes N. – M sc. Ciencias

Jueves, 11/03/2010 01:46 AM

El petróleo de Yemen se debate por las tres diferentes guerras “locales” que les crearon, las ramificaciones y repercusiones tanto regionales con la primacía de Irán y de Arabia Saudita, grandes productoras de crudo hidrocarburos, queriendo destinar por parte de EE.UU. y sus aliados afectar el avance chino.

La relevancia estratégica de Yemen en el Estrecho militarizado por El Pentágono de Bab Al-Mandab “la puerta de las lágrimas”, se expone a través de este “la visión de Washington” sobre las reservas las cuales ya se dan por adueñadas por el poder de Obama.

Yemen, cerca de Arabia Saudita, con su potencial de reservas tanto en Masila como en Shabwa, muy prontas a caer gratamente bajo el cobijo de las trasnacionales petroleras de Estados Unidos.

Si no se supiera, que la producción actual de Yemen se encuentra crucialmente en el sur, donde se libran dos guerras: una secesionista, muy real y con nada descabelladas probabilidades de triunfo, y otra de Al-Qaeda, (Al_CIA) muy inflada a la conveniencia israelí.

Donde los mismos servicios de inteligencia de Estados Unidos admiten que los jihadistas-salafistas de Al-Qaeda difícilmente alcanzan el magro número de 200 supuestos terroristas.

La estrategia del Pentágono (técnicamente conocida como Control de Espectro Total) aplicada a Yemen puede, como siempre, consistir en contener la importación del petróleo de China (6 por ciento de su total) de Puerto Sudán en el Mar Rojo, justo al norte del estrecho de Bal Al-Mandab.

Estados Unidos hace esfuerzos por controlar el Puerto de Aden, la entrada de Asia a través del Océano Índico, China, para sobrevivir despliega la estrategia compleja de evitar los puntos de estrangulamiento como el Estrecho de Ormuz en el Golfo Pérsico, el Estrecho de Málaca y el nombrado Estrecho de Bab Al-Mandab.

El Control de Espectro Total de El Pentágono consiste en amenazar el cese de flujos energéticos no solamente a China, sino también a la Unión Europea o cualquier país importante que se atraviese en el camino de los hacedores de la política de Washington. Y se puede tratar de Arabia Saudita como de China, ya que las exportaciones del petróleo saudita deben cruzar el Estrecho de Bab Al-Mandab. Los llamados intereses en Yemen significan un gráfico de advertencia a la Casa de los Saud, para que estos no se atrevan a comerciar su petróleo en euros o en una canasta de divisas que incluyan al yuan chino. Es decir hacer fluir a toda costa el poder del dólar.

La estrategia del Pentágono implica “aislar a Irán” bajo el aupado conflicto entre sunnitas contra chiítas que paulatinamente contamina y mina los dos lados de la Península Arábiga y colisiona a Irán contra Arabia Saudita.

De seguir esto así, los vencedores serían el Pentágono, la Agencia Central de Inteligencia y el Mossad, mientras los perdedores deberán ser China, Rusia e Irán, de acuerdo con el escenario del Control de Espectro Total del Pentágono, mediante el cual se pretende “recargar el imperio estadunidense”.

La resurrección de Estados Unidos, mas Los Aliados, Gran Bretaña e Israel pasa por la destrucción del resto del planeta, en particular, de dos gigantes como Rusia y China y Venezuela, es decir, los países que se ubican en el cruce del “arco de la crisis” y de la línea Brzezinski.

Esto sobre todo con el caso venezolano el cual está a punto de situar sus reservas en más de trescientos mil millones de reservas de las cuales no por coincidencia el departamento de energía gringo estima que estas están por encima de quinientos mil millones de de reservas.

http://www.aporrea.org/internacionales/a96818.html

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta