Súcubo. Por Miguel A. Jaimes N.

0 535

Martes, 14/02/2012 05:25 AM

Para María C M después del jueguito de sus elecciones primarias

Sabrá María C M que se le avecina su gran soledad por andar metida con esas serpientes de cuatro patas, con temblorosos ociosos lebreles sin olfato, sin la pista de amigos, ni con algo de inteligencia para jugar al dominó. A esta desatendida candidata le falta cacumen.

El acto de desubicación política la hace parecer un súcubo, demonio ubicado en antiguas leyendas medievales que tomaba la forma de una mujer muy bonita la cual conquistaba a incautos seguidores que no le llegaron ni a ciento veinte mil votos.

La parálisis de sus ideas llevó a una desbocada candidata con cuatro seguidores quienes gritaban que había sido la Diputada que más votos había sacado en el país. En esta oportunidad no la respaldaron ni la mitad de los seguidores que un día la apoyaron, mejor la engañaron llevándola a creerse la Diosa de este país.

Al igual que los vampiros se creyó que medio país estaba hipnotizado ante sus alaridos, desavenencias e imprudencias. Acarreada en creerse que amenazaba al primer mandatario nacional, pero éste te sentenció: «Gane las primarias primero, porque usted está fuera de ranking para debatir conmigo”. «Águila no caza mosca».

María C M te cuento que el concepto de súcubo proviene de algo más o menos de la siguiente manera: son aquellas personas que permanecen debajo, tal y como usted nos enseñó cuando SUMATE la amparaba con millones de dólares y usted se creía la última charanga, incluso más sobrada que su pobre descocida amistad con uno de los peores asesinos mundiales, me refiero a su amigo George Bush.

María C M usted tiene buena presencia de demonio y ahora quiere pasarse de santa, de cuando en vez sus rasgos los completan lo más selecto de la ultra derecha que le acompaña, tranquila que aquí todos vemos como sus colas terminan en triángulos, ojos de reptiles, manchados colmillos, enrolladas en lúgubres cuellos, con todas unas vestimentas que jamás podrán ser olvidadas por sus seguidores.

Ahora les tocará utilizar las esculturas del súcubo al igual que en el siglo XVI cuando se anunciaba que detrás de la puerta quedaba un burdel.

María C M en el Génesis de la Biblia que usted, muchos y yo leemos, encontramos que Adán fue creado a imagen de Dios, pero Lilith, fue su primera mujer erigida también del barro, ella contaba con libre albedrio y satisfacía las necesidades de Adán, pero un día le pidió un favor y ésta se negó y de esa manera ella supo lo que es negar algo, entonces comprendió que de igual forma también la podían servir pues mas nunca estaría destinada a oficio alguno y no hizo caso a su creador ni a Adán, entonces fue expulsada del paraíso, y se fue a vivir a una zona remota, pero al ver Dios que ella se encontraba sola envió a sus ángeles uno a uno a convencerla de regresar, sin embargo ella con sus dotes femeninos hizo que uno de los enviados sucumbiera y procreo hijos.

Nuevamente, Dios envió esta vez a sus arcángeles para darle un aviso a Lilith que regresará al paraíso o mataría a sus hijos uno por uno a manos de sus arcángeles, ella nuevamente se negó y sus hijos pagaron sus consecuencias. Entonces en el paraíso Dios creó a Eva, al enterarse Lilith regresó en forma de serpiente para tentar y hacer entender que el mundo perfecto del que tanto hablaban no lo era más.

María C M, ahora en tu desventura y autoengaño recuerda estas palabras de Charles Pierre Baudelaire, seguro no lo conoces pero lee este escrito: “¡Horror! ¡Ya recuerdo! ¡Ya recuerdo! Este cuchitril, esta morada del eterno hastío es la mía. ¡Aquí están los muebles necios, polvorientos, desmochados; la chimenea sin llama y sin ascua, sucia de escupitajos; las tristes ventanas donde la lluvia ha trazado surcos en el polvo; los manuscritos, tachados o incompletos; el almanaque donde el lápiz ha marcado las fechas siniestras! Y éste perfume de otro mundo del que me embriagaba con una sensibilidad perfeccionada, ¡ay!, está reemplazado por un fétido olor a tabaco mezclado con yo no sé qué nauseabundo moho. Aquí se respira ahora lo rancio de la desolación”.

[email protected]

http://www.aporrea.org/oposicion/a138501.html

ARTÍCULOS SIMILARES

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta