Calendario «socialista» PDVSA Boys (1 de 3)

0 661

Por: Miguel A. Jaimes N. – M sc. Ciencias Políticas

Jueves, 16/04/2009 09:34 PM

La sublime ideologización opositora enquistada en la industria petrolera Venezolana

La verdad que ya han pasado los primeros meses del año para hablar de calendarios. Pero el anuario del que pienso escribirles es bastante polémico, corresponde al “Calendario 2009 Bolívar en el Imaginario Popular Venezolano” editado por el Ministerio del Poder Popular para la Energía y Petróleo, con prólogo del Ministro Rafael Ramírez. El mismo corresponde a una edición full color en el mejor papel con una impresión de 500.000 ejemplares y el cual estuvo a cargo de la quinta estatal petrolera más grande del mundo, es decir, Petróleos de Venezuela, Sociedad Anónima.

Pero antes quisiera pasearme por lo que pienso son las causas que permitieron la impresión y distribución de este “Bello e Inofensivo Calendario”. Muchas son las arbitrariedades que hoy en Revolución son cometidas por la industria petrolera venezolana. No habría tiempo en este siglo, para contar los abusos dentro de PDVSA.

Habría que empezar por definir los impenetrables armatostes cuidados celosamente por la Gerencia de Prevención, Control y Pérdidas (PCP),  se trata de frustrados policías que actúan con la convicción de que todos somos unos delincuentes. ¿Será que no ven la cantidad de enemigos que aloja y mantiene esta revolución en sus instalaciones?

Ministro Rafael Ramírez, usted, más que el propio Presidente Hugo Chávez, es el hombre más rodeado de mentirosos y aduladores en este país. Usted parece no darse cuenta de la clase social que impulsa la estatal petrolera, usted no parece notar que en todas las sedes imperan numerosos empleados que con su trajeado estilo técnico y verbo enrevesado no están al servicio de esta revolución.

Sólo hace falta llegar a las puertas de estos tronos y verán que nadie sabe nada, no se recibe a las personas para ser tratadas como gente y después de lograr sortear todas las excusas y de conseguir pasar, inmediatamente vemos otro país, nadie toma en cuenta verdaderas y humildes propuestas; al contrario, se ve todo un grandilocuente despilfarro; si en el país no hay leche, papel higiénico, servilletas, azúcar, carne o pollo; en PDVSA sobra.

La mayoría de los empleados de PDVSA ni se imaginan que están trabajando en la corporación sobre la que se ciñe el gran ataque fascista nacional y mundial, ellos no saben que, la “Guerra es por los Recursos”, por el control del negocio petrolero, y Venezuela, es una de las seis reservas más grandes del mundo, al lado de Arabia Saudita, Irak, Irán, Kuwait, los Emiratos Árabes Unidos y Nigeria, países en el ojo del huracán de la política petrolera internacional. El recurso petróleo garantizara la supervivencia por los próximos ciento cincuenta años.

Pero algo pasa cuando la gente se trasforma en funcionario de la industria petrolera, trabajar en esta estatal, trasforma los seres humanos que diariamente saltan la “cerca” de entrada a PDVSA.

Se gasta excesivamente material, no existe la austeridad que se viene proponiendo desde hace varios años y todas las ineficiencias son excusadas con el  “Paro Petrolero”, o con el tema de la “Cuarta República”.

Por estas razones, Los Llanos, páramos, oriente, centro y occidente se les atiborró de un calendario alusivo a varios artesanos y creadores artísticos de obras muy bonitas, profundas en cada surco o en cada pincelada, en cada talla, pero como siempre en nuestro país todo no debe salir bien, existe algo tan, pero tan poderoso para hacer fracasar y detener las cosas buenas que a veces uno llega a pensar que es la “pava”, o que el país está rezado por un maleficio diabólico, “Algún brujo nos echó una vaina”, aquí, en este país es posible detener fácilmente toda cosa que se perfile como buena.

¿Pero dónde andan los “amigos de PCP? estarán ocupados en sus jueguitos policiales, o andan de pavos en los toyota machitos o en los lujosos vehículos que alquila la industria sin ningún control, como es PDVSA, cualquier bajeza, abandono o pena por el despilfarro, no importa, ni importará.

[email protected]

http://www.aporrea.org/energia/a76307.html

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta