Irak

0 601

Por: Miguel A. Jaimes N. (*) – M sc. Ciencias Políticas

Martes, 23/06/2009 07:11 AM

Los EE.UU. “cuna de la libertad” y del mayor número de premios Nobel, se le empiezan a desbordar los secretos en la premeditada guerra contra Irak. Acaba de descubrirse que George W. Bush y el ex primer ministro británico Tony Blair después de una reunión dejan olvidada una nota, esta dice: “Ir a la guerra contra Irak sin una segunda resolución de la ONU”.

Esta anotación fue escrita el 31 de enero del año dos mil tres, a tan solo dos meses de la invasión contra la vieja Mesopotamia. Esta carta corrobora que ni los inspectores de la ONU encontrarían armas de destrucción masiva. La verdad era tomar el control de la segunda reserva mundial del país más rico en petróleo. El comienzo de la guerra ya estaba decidido.

Los resultados son de lo mas catastrófico, en el dos mil seis ya habían sido asesinadas más de 655.000 ciudadanos Iraquíes, como el peor resultado de la coalición encabezada por los Estados Unidos y detrás todos sus innobles aliados. Esto representa la trágica cifra de un 2,5% de la totalidad de su población.

Esta cifra ha ido en un vertiginoso aumento dentro de una injustificada guerra que ha logrado el desplazamiento a más de 4 millones de ciudadanos. Muy pocos han regresado a sus barridas casas y corren con la peor de las desdichas, 1,5 millones de refugiados viven fuera de sus fronteras.

La cuna de Abrahán ha sido arrasada por la anciana tramposa de las Siete Colonias, experta desde siglos atrás en quitar tierras, terrenos e invadir a países ricos en historia. Mientras los iraquíes creaban las matemáticas los Estados Unidos combatían aplastándose entre ellos, luego asesinaban a todos sus indígenas y exterminaban la comida de estos: los búfalos.

Vinieron desde lejos los héroes de cal a matar bebes, tejieron sus miserias y entrenaron con seres humanos, miedosos cobardes de la persecución, cada uno carga tras sus espaldas cientos de cadáveres. Alá no los dejara descansar, dormir o imaginarse la felicidad y la libertad.

Hijos de Irak tus sueños volados se estacionaron en un terminar de encuentros atrapados, tus historias escritas en El Corán y Las Mil y Una Noche señalan que de incansables guerras has salido y esta no será la excepción.

Se siguen robando piezas arqueológicas, lo primero en bombardear fueron las universidades. Los sueños, riquezas, recursos, paz y hasta las ilusiones de Alí Baba recorren las pesadillas de la libertad drogada, borracha y autómata del norte.

Todos los sufridos de este continente se han topado con ellos, altos, fornidos, llenos de enfermedad, soledad, generación de la cocaína, tierra quebrada, pobre. Ahora sienten hambre y necesidad.

Asesinaron a Sadam Huseim por el petróleo, no hubo ninguna otra razón, movilizaron millones de dólares, miles de hombres, millardos de municiones, cientos de miles de bombas, obuses y toda esa porquería tecnológica que militares enfermos estrenan, firman y escriben mensajes de burla.

De una vez y al terminar los primeros ataques la carnicería tenía que ser mayor y empezaron a bombardear las reuniones, fiestas y matrimonios de los Irakies. No hay extranjeros en suelos de Irak, solo los mercenarios de diversas nacionalidades, estadounidenses y los expulsados de la vieja Europa del Este.

Sin duda que Husein se adelanto con la invasión a sus viejos territorios de Kuwait, presentada ahora como una pobrecita y desamparada tierra, nunca dijeron que el reino Kuwaití empezaba a explotar reservas petroleras que estaban bajo acuerdo de reserva, colocando en riesgo la estabilidad del mercado petrolero mundial, incluso esta acción perjudicaba a nuestro país.

El plan era continental, explotar las reservas kuwaitíes y estrangular aun más el precio internacional del crudo, así terminar de descomponer la OPEP, y arrodillar nuevamente el barril hacia un digito.

(*)Doctorando

[email protected]

http://www.aporrea.org/tiburon/a80615.html

ARTÍCULOS SIMILARES

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta