Honor y culto a la ignorancia petrolera. Por Miguel A. Jaimes N.

0 630

Martes, 08/10/2013 11:05 AM

Venezuela es la única nación del planeta donde se da el mayor número de alianzas, acuerdos y proyectos, todos propuestos hacia el mayor desarrollo a partir de la nobleza del recurso fósil más importante del planeta: el petróleo. Aun cuando somos los que en menos medida los necesitamos, desde el alto gobierno no se dejan de proponer sus fortalezas.

En palabras más profundas pero sencillas, estamos habitando la nación del mundo con las mayores reservas de petróleo no convencional certificado. Muy superiores a las de cualquier país y con la declaratoria nacional que no se detendrán en certificar nuevos yacimientos, es decir, este es un país que no necesita por medio de otra nación por los próximos siglos del recurso vetusto más preciado en todo el planeta, pero es generosa en proveerlo a nivel mundial, sobre todo a Sudamérica y el Caribe.

Por eso los acuerdos lanzados y desarrollados en el mundo, llevados a cabo desde 1999 por quien fuera el más formidable experto en geopolítica mundial, Hugo Chávez Frías, logró diseñar los recientes elementos de la nueva geodiplomacia energética.

Venezuela, cuna de los más grandes expertos petroleros. Varias fueron las oportunidades como primer productor a nivel mundial. Nación que dio inicio a las más formidables fórmulas para construir el cartel petrolero más importante del planeta: la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). Aquí los principales productores mundiales venían a fijarse en nuestro modelo.

Está nación inició la reciente concreción bolivariana por los sueños y hechos a través del ALBATCP, UNASUR, Banco del Sur, Celac, Petrosur, Petrocaribe, Gran Gasoducto del Sur, Petroamerica, Petrosur, Petrocaribe, las refinerías Abreu de Lima, Camilo Cienfuegos en Cuba, China, Montego Bay en Jamaica y República Dominicana. Venezuela es la nación con mas proyectos desarrollados por todo el orbe de petróleo, junto a Rusia e Irán, este último perteneciente a la OPEP.

Todo sin dejar de lado los 22 países con 26 empresas que están invirtiendo en la Faja Petrolífera del Orinoco, ubicada entre las confluencias de los estados Guárico, Anzoátegui y Monagas. Solo desde abril a septiembre 2013, China, EE.UU. y argentina han invertido más de 20 mil millones de dólares en la Faja, China aportó 14 mil millones de la moneda norteamericana.

Por las ganancias petroleras, Venezuela pario 22 universidades en revolucion desde 1999 en adelante, pero en sus aulas no se da al menos una materia que destaque la grandiosa estructura petrolera nacional y las amenazas internacionales.

Menos existe una colección de libros dedicada al tema petrolero nacional y mundial. Mucho menos pensar en una televisora energética donde se destaquen las interrogantes de los avances tecnológicos, acuerdos, integración, servicios, productos y del temible cinturón de guerras en los principales países OPEP, productores y sus amenazas.

Por esos «descuidos», en Venezuela durante 128 años de explotación petrolera sólo se han atrevido a publicar seis (6) libros referidos a la historiografía nacional petrolera. Veamos o contémoslos:

1.- Mancha de aceite. De José Uribe Piedrahita. 1938

2.- Guachimanes. De Gabriel Bracho Montiel. 1954

3.- Mene. De Ramón Díaz Sánchez. 1958

4.- Oficina N° 1. De Miguel Otero Silva. 1979

5.- Memorias de una antigua primavera. De Milagros Mata Gil. 1989.

6.- Viento de huracán. De José León Tapia. 1989

Difícilmente uno las encuentra en cualquier venta de libros. Las editoriales del gobierno nacional están secuestradas por la poesía, reservadas en su mayoría a este género que es el que uno más ve. Pero no crean mis amigos los nobles poetas que contra ellos tenga cualquier resquemor, no nada de eso, más bien tengo muy buenos amigos en ese bello gremio. Se de muchos de ellos que al igual que los practicantes de otros géneros literarios ni los nombran o les publican buenos trabajos, porque no cuentan con palancas ni amigotes en las principales colecciones oficiales. Por eso vemos con dolor como en publicaciones entre otras, algunas muy malas se dediquen páginas a escritos muy cortos, perdiéndose hasta el 70% de papel que queda en blanco.

Para resumirlo y ser más claro: aquí se publica con palanca y de la buena. Muchas de estas editoriales y sobre todo algunas de reciente creación hacen esperar durante meses para después decir que no. Mas si uno se atreve a ser crítico en algunos aspectos de la vida nacional, simplemente te pasan facturilla.

Tristemente en este país no hay papel ni tinta oficial ni imprentas valientes que no sucumban ante la alta presión de los de arriba y se atrevan a reimprimir las primeras obras petroleras ni los pocos y tímidos nuevos libros que silentemente los dejan medio escuchar.

Aquí se desprecia el tema petrolero, que es nuestra historia política pasada, presente y futura. Se oculta atroz y premeditadamente la conciencia energética. Tapan por todos los medios que estamos en la mirilla de inmensos huracanes que vendrán por nuestro recurso fósil, el más importante de este tumultuoso planeta.

Ojala, algún día, aquí rescatemos una nueva imagen energética y acabemos con la petrocracia petrolera de la cuarta república que aún vive.

En un 8 de octubre. Día del guerrillero heroico…

[email protected]

Skipe: migueljaimes70

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta