Detengan la especulación. Por Miguel A. Jaimes N.

0 553

Viernes, 28/06/2013 11:16 AM

¿Dónde está la comida? Los alimentos tienen que estar en alguna parte. Hay materia prima, hay más posibilidades de importación, existe un abierto y excesivo comercio, todo esto junto y muy lamentablemente desde hace décadas atrás vienen siendo el modelo de consumo, venta y compra inculcado en nuestra nación.

Grupos de empresarios, sobre todo los reunidos en el conglomerado de los Mendoza con su Cervecería Polar y del Grupo Cisneros con la Pepsi Cola, detentan en sus arcas aún a estas alturas la mayoría de los productos de consumo de la cesta básica de alimentos nacionales.

Estas corporaciones actúan como bandas organizadas de delincuentes con todas las técnicas contables bajo el brazo para especular con los alimentos de primera necesidad.

¿Cómo lo hacen? Pues de la manera que han conocido y practicado durante décadas: generando necesidad sobre determinados productos y ahora una nueva técnica descubierta, la cual consiste en esconder, desaparecer del mercado algunos rubros específicos de vital necesidad para la población.

Esto lo han combinado con elementos políticos. Es decir se lo han puesto en bandeja de plata a los sectores de la oposición, quienes juegan y declaran en los principales medios de comunicación que el país se hunde en el desabastecimiento.

Han constituido el mapa del desabastecimiento, han paralizado fábricas de alimentos, han inflado los precios a como lo han querido y han vendido en sus anaqueles más cantidad de alimentos como nunca antes, pues al esconder algunos de estos la alarma genera compras excesivas y nerviosas,

Cuando la población percibe que no hay Harina Pan, azúcar, atunes y papel sanitario, aparte del incontrolable aumento, entonces compran en grandes cantidades arroz, espaguetis y hasta la abundante y económica sal.

Pero la crisis la generan en algunos estados de manera más marcada como en las regiones del Táchira y Mérida. En estas entidades el poder de la oposición es mayor, aun cuando sus gobernaciones se mantienen en manos de la revolución. Pero tras los sucesos de la crisis de marzo con la desaparición del Comandante Hugo Chávez la dificultades se acentuaron mucho más.

La estrategia consistió en desestabilizar, desaparecieron importantes productos del mercado, cosa inaceptable para todos y desde allí se agarraron los sectores nacionales e internacionales para desestabilizar el país.

La respuesta del gobierno ha sido costosa para la sociedad. Si aquí dejamos que los empresarios sigan actuando y que estas crisis tomen vida, entonces estaremos nuevamente ante situaciones políticas muy peligrosas.

Ojala esta lectura y mucho más profunda se tenga en este momento desde el Indepabis. Organismo el cual justificaba su lentitud y silencio pues sus más altos funcionarios eran verdaderas bandas de delincuentes como hasta ahora viene demostrándose.

Ojala el nuevo Indepabis logre transformarse en un organismo tan fuerte en la fiscalización y sanciones como el Seniat, eso necesita el país, control y así se detendrá la voraz y oculta especulación.

[email protected]

@migueljaimes2

Skipe: migueljaimes70

 

ARTÍCULOS SIMILARES

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta