China: El Nuevo Episodio Energético. Por Miguel A. Jaimes N.

0 545

Miércoles, 18/07/2012 09:39 PM

Cuando el 22 de junio del 2005 la República Popular China ofreció a través de la National Offshore Oil Corporation (CNOOC), la inesperada oferta para adquirir la  Union Oil Company of California (UNOCAL) esto causo sorpresa y estupor ya que era una empresa que los Estados Unidos de Norteamérica no tenían su venta.

Esta oferta era capaz de trasgredir en moneda estadounidense una suma jamás realizada por el país asiático en toda su historia de revolución. Y todo dentro de un escenario que había dejado atrás por la prensa los viejos conflictos de Corea, Vietnam, Afganistán y Centroamérica, ya nada de los agazapados movimientos de la Guerra Fría serian televisados, ahora la guerra se movería en los intereses de las finanzas globalizadas sobre el tapiz imperfecto del neoliberalismo.

El anónimo espectro que transita la Tierra hace gala de sombras elegantes que intentan mostrar una hora y momentos sin nada por pasar, pero dentro, todo arde en los relatos diarios de las grandes Bolsas de Valores mundiales.

La nueva violencia global por el control de los recursos energéticos ya estalló. Se dio a partir del 02 de agosto de 1990 cuando el Sunita Sadan Husein llevo sus tropas hasta un país de las petromonarquías: Kuwait y de allí se unieron diez años de guerras con los iraníes y veinte mas después de la Tormenta del Desierto que dieron ganancias por todas partes, desde los 5 billones de dólares para la reconstrucción del invadido país, hasta la licitación y otorgamiento del contrato de toda la munición y que llevo a la horca a Husein, llevando hasta el momento el asesinato del 5% de la población Iraquí, son los jugosos resultados – entre otras empresas – de la Halliburton presidida por el ex vice presidente republicano de George Bush, Dick Cheney.

Inmediatamente, esta intención bancaria hizo entrar en competencia directa a la Chevron Corporation, – deben enterarse de algo – es la mayor compañía petrolera de los EE.UU, país que se disputa el tercer puesto mundial como vendedor de hidrocarburos, producen unos 6 millones de barriles diarios en una especie de “producción lenteja”, unos 600 mil pozos que extraen pocas cantidades de barriles diarios, tres, cinco, ocho, propiedad de unas 200 mil personas a un costo diario por barril extraído de 18 dólares por unidad, uno de los mas altos del mundo.

La oferta China dentro de un escenario tambaleante de Seguridad y Defensa internacional, destacado por la inestabilidad de los próximos pasos para armar los conflictos dentro de los cinco continentes, acosados hoy por las disputas religiosas, separatistas, tribales y étnicas, diagnostican en las mentes que calculan a diario los escenarios de la supremacía mundial. La paz mundial está inundada por las flotas de los portaaviones de las categorías Nimiz y ahora de la categoría Ford.

Sin dudas que los Republicanos se movieron en el Congreso estadounidense y dieron la formula a la Oficina Oval: legislaron para que la compra multimillonaria China fuera detenida, todo a pesar de lo jugoso de su estruendosamente financiera oferta en miles de millones de dólares.

La experiencia de la venezolana PDVSA cuando adquirieron en los años 90 del siglo pasado comprando la Cities Service, conocida hoy con las siglas de Citgo, donde se quedaron con el 100% de sus estaciones de servicio, unas 17.000 en todo el territorio norteamericano aparte de su conglomerado de refinerías, no quieren que sea repetida. Situación que pronto podría llegar a su fin cuando algunas de las administraciones norteamericanas aduciendo cualquier pretexto de su seguridad nacional “expropien” la totalidad del las inversiones venezolanas. Será cuestión de esperar, pero lamentablemente esto pasará en detrimento de Venezuela.

 La nueva discusión China está sobre la interpretación geopolítica que occidente trata de evitar que llegue a la nación más poblada del Planeta.

Después de los cuestionados atentados del 11 de septiembre del 2001los EE.UU ven el avance chino como algo mas que una simple agresión ficticia montadas hacia ellos. Ajustaron al Planeta a una especie de suerte militar donde creen que todos nos dejamos influenciar y manejar dentro del esgrimido radicalismo islamismo, supuesto montaje para destronar sus principales aliadas petromonarquías ubicadas en el Golfo Pérsico.

Hoy, la astuta estrategia militar sobre la zona está en detener las revoluciones islamistas inspiradas desde el 2010 en Túnez que rápidamente pasaron a Egipto, Bahréin y Yemen, amenazando al poder petromonárquico y buscando acorralar a China.

[email protected]

[email protected]

http://www.aporrea.org/actualidad/a147050.html

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta