Banco de Venezuela, qué desastre

0 580

Por: Miguel A. Jaimes N. – M sc. Ciencias

Domingo, 14/03/2010 07:55 AM

En el nuevo Banco de Venezuela las alarmas están encendidas, suenan las sirenas, todas las luces titilan, diversas voces anuncian el peligro, ojala no se den cuenta del desastre cuando caiga estrepitosamente al suelo, es decir, se estrelle.

Qué puede esperarse de un banco donde duran siete meses para darte una chequera, donde de paso, la misma nunca es activada, por otro lado los responsables de entregar el kit de nuevas cuentas a los empleados de la administración pública nunca aparecen, pasan meses antes de poder conocer a este irresponsable, aparte, la firma de los clientes no se registra, trayendo como consecuencia que todos los cheques sean devueltos.

Un banco donde te clonan la tarjeta de débito y pasan meses sin que se dé respuesta al reclamo del usuario, donde se gastan millones promocionando créditos que se niegan a los clientes de nóminas gubernamentales, aparte de poner al pobre interesado a buscar papeles y requisitos aquí, y otro más allá.

Si te clonan la tarjeta de débito duran dos semanas en entregarte otra, como si el usuario tuviese un pote debajo de su cama para sacar dinero mientras el banco le sale de alguna parte entregar la nueva tarjeta.

Un banco que le dice a los depositarios en cuentas de ahorro, ¡pase después porque no hay libretas! Y así pasan los meses, ¡no hay libretas! O cuando la chequera dura hasta ocho meses en entregarla.

Esto sin contar las estrepitosas colas a las que someten a los clientes, no importa la edad, pero en el Banco de Venezuela, hay que esperar hasta cinco horas para que te atiendan.

Que lastima, todo el esfuerzo del Presidente Hugo Chávez, enfrentarse a toda la oposición del país, pelear con varios países para poder nacionalizar este banco, aparte de los millones que hubo que pagar, sacrificar incluso ayudas a gente necesitada, o paralizar el financiamiento de importantes obras solo para reunir los millardos cancelados al Grupo Santander por esta entidad bancaria, y todo para dejar bajo su responsabilidad a un grupito de tunantes incapaces en dar respuestas, o al menos gerenciar esta importante adquisición que desde un principio debió perfilarse como una institución moderna.

Es lamentable, incluso triste, pero en este país los bancos pertenecientes a la nación no sirven para nada, menos este banco que hasta oculta su vergüenza por tener en su publicidad el color rojo.

Un banco que llama por teléfono a sus clientes pidiéndoles que revisen su retiro a ver si tienen dinero de más, porque el cajero se equivocó y pudo darte más de lo retirado.

Un banco que engaña a sus clientes anunciando préstamos inmediatos, falsos, no da respuestas al usuario mientras éste espera y llama y vuelve a llamar pero su solicitud nunca es aprobada.

Que vergüenza es el Banco de Venezuela, que gran cagástrofe se está cometiendo, y todo con los recursos de la nación.

Molesta que las instituciones bancarias del Estado sean un desastre, esto sin dejar de lado los altos intereses, iguales a los de la banca privada, si te dan un préstamo para una casa no puedes adelantar nada a capital en el primer año, esto, porque lo que canceles en los doce primeros meses, solo un mes será aportado a capital, el resto se lo queda el banco convertidos en puros intereses, que desfachatez, un banco socialista, como se prestan para estafar al pobre, tramposo, embaucadores y engañadores, burócratas sin sentido, enredadores de los proyectos más nobles de este gobierno quien deja el cuero tratando de iniciar nuevas relaciones para con los necesitados usuarios de estos bancos.

Sin duda, estos banqueros son astutos delincuentes, faltarían postes de luz para colgarlos a toditos.

[email protected]

http://www.aporrea.org/actualidad/a96976.html

ARTÍCULOS SIMILARES

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta